Un nido de víboras

No me mires…
No me hables…
Ni me toques ni me acaricies…
Ni se te ocurra besarme,
y mucho menos, abrazarme.

Rabia, Ira, Furia… Odio.
Mi corazón es un nido de víboras y escorpiones,
y mi cabeza no encuentra el antídoto:
Cariño, no te expongas a ser víctima de un veneno
del que no eres responsable.

Me tortura sentir miedo de mí mismo.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: