Las bodas me dan "cosica"

No es que tenga nada en contra del matrimonio, ni mucho menos, pero sí que me causa cierto repelús el acto en sí de la boda. Para empezar está la preparación, que ya de por sí te garantiza un año de estrés aprox. (busca hotel, elige a los invitados -y a los descartados-, el traje, los anillos, etc.) y total para qué: para que un día acabes siendo el centro de las miradas de varias decenas o centenares de personas, la mitad de los cuales probablemente ni conozcas.

Me fijo en la cara de la pareja, y sobre todo el novio parece que va camino del matadero. Y si la boda es por la iglesia, entonces no vas al matadero, si no directamente al martirio. Te encuentras allí frente a un tipo que casi con total seguridad no se ha casado en toda su vida y te comenta las bendiciones del matrimonio (entre hombre y mujer, por supuesto), y se pone a hacer una referencias bíblicas que si te pones a analizarlas te revuelven el estómago. En la última que he estado mi colega el cura hizo referencia a Abraham como un modelo a seguir. Vamos a ver, señores, no estamos volviendo locos o qué. Estamos hablando de un tipo que iba a matar a su hijo porque “Dios” le pidió que lo hiciera. A lo mejor yo no capto la metáfora, pero si trasladamos esto a la actualidad, ese dios sería un auténtico cabronazo y Abraham, poco menos que un psicópata: “No, señoría, no es que intentara matar a mi hijo, es que escuche una voz, y Dios me pidió que sacrificara a mi hijo”. El juez, obviamente, lo comprendería y lo enviaría a un centro psiquiátrico, y el colega tendría garantizada su portada en la mitad de los medios de comunicación del mundo: “Padre intenta asesinar a su hijo porque Dios se lo ordenó” (?).

Que se me va la olla… Pues ahí están los novios: creo que la mujer está en su salsa y el hombre con cara de que le acabaran de insertar un supositorio por el ano. Y los dos normalmente superforzados, con maneras artificiales, casi como si no supieran qué decirse. También lo veo normal: si han decidido casarse no creo que tengan absolutamente ninguna necesidad de decirse lo que ya es obvio por la decisión tomada. Pero nada, ahí sigue la ceremonia, que si tienes mala suerte, se puede hacer eterna. Lo bueno es que si eres aficionado al arte, de vez en cuando te puedes entretener observando el recinto (por suerte, la boda era en la iglesia de los Mártires), algo especialmente recomendable si el cura es un poco-mucho insoportable. Ni que señalar, que el sacerdote hará mención a lo de “en la salud y la enfermedad hasta que la muerte os separe”. Frase que tuvo que insertar la persona más cínica del mundo: claro, para el cura que no se va a casar es fácil apuntar esa oración tan llena y tan vacía de contenido. Y si desaparece la razón que los unió, qué tienen que hacer: seguir haciéndose imposible la vida hasta que se mueran (como antaño, normalmente la mujer pasando por el aro), porque está claro de que la iglesia no contempla la posibilidad de que dos personas casadas se separen de una forma más o menos amistosa (y no voy a hablar de personas del mismo sexo, ¡madre mía, qué aberración, pobres enfermos -salvo si es un sacerdote de alguna iglesia america, claro está, que para eso tienen bula-!).

Creo que ya me he metido suficiente con la institución eclesiástica por hoy, así que ya puedo pasar al convite. Aquí, los recién casado pueden estar tranquilitos hasta que vuelven a ser expuestos en el baile que abre la “fiesta”. ¿De verdad es imprescindible someter a la pareja a la tortura de bailar torpemente delante de tropecientas personas? Y lo mejor llega con la música: he llegado a la conclusión de que hay un cd secreto que poseen todos los hoteles y que renuevan cada año titulado “música para bodas: el alcohol hará el resto”. Por supuesto con King África, Bamboleo, las puñeteras sevillanas y unas canciones que no podrías encontrar ni en la peor caseta de la Feria de Málaga (que es mucho decir). Eso sí, todo esto es la delicia de las mujeres más mayores, que son las principales animadoras del bodorrio, existiendo una relación proporcional entre la edad de la señora y las ganas de marcha. Supongo que echar de casa a los hijos/as es verdaderamente el motivo de tal jolgorio.

¡Mucha suerte a los novios! (Espero que no tengan que volver a pasar por lo mismo).

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: