Especímenes de las carreteras española (Vol. 1)

Objetivo
El sr. Msantaella, a instancias de la Excelentísima Universidad de Los Girasoles, expone las conclusiones del estudio científico que le fue encomendado en fecha 15 de octubre de 2003. En dicha ocasión, el presente autor y el rector (con minúsculas) de la citada universidad (también con minúsculas) acordaron establecer un estudio que tuviera por objeto identificar a los especímenes característicos y particulares de las vías españolas, a fin de promover una conducción más prudente y segura dentro del territorio español, si es que eso es posible.

Ámbito de estudio y duración
Carreteras urbanas e interurbanas de la geografía española, centrándose el 80% de las horas dedicadas a la provincia de Málaga. De ahí se puede inferir un pequeño sesgo en las conclusiones finales que no inhabilitan dichos resultados, sino que supondrían la necesidad de adaptar los matices a las diferentes provincias españolas.
El trabajo ha tenido una duración de cinco años (15/10/03-15/10/08).

Metodología
El autor estableció unas hipótesis iniciales, las cuales tendría que corroborar o refutar mediante la comprobación empírica. Para ello, el autor ha dedicado una media de tres horas de conducción diaria de lunes a domingo, salvo una semana al año (dicha semana no ha sido nunca coincidente en los cinco años para evitar un vacío en la tesis).
Durante dos horas diarias, el autor se metía intencionadamente en la urbe y se dedicaba a intentar llegar de un punto A a un punto B, anotando todas las incidencias que pudieran ser de validez para la hipótesis. El científico, para ello, no ha dudado en meterse en atascos, procesiones, ferias, mercaillos, faralaes, farándulas y demás acontecimientos de la vida viaria que pudieran ser de interés.
Asimismo, otra hora la destinaba a la conducción en carreteras interurbanas, procurando dedicar un tiempo proporcional a todos los tipos de carreteras: desde autopistas de pagos a vías agropecuarias. Para ello, en su ánimo emprendedor a fin contrastar todas los posibilidades (como buen elemento parido en una Facultad de Ciencias de la Información) el estudioso no ha dudado en trasladarse por vías bien asfaltadas (pocas), reguleras (la mayoría), malas (más que pocas), pésimas (algunas) y la que conduce al Cabo de Gata. También para este apartado, el firmante de la tesis iba apuntando los diversos acontecimientos que tenían lugar durante sus trayectos.
La seriedad con la que el autor ha llevado a cabo su estudio se demuestra en el hecho de haber sido parado una decena de veces por los diferentes miembros de los Cuerpos de Seguridad del Estado. En las inspecciones ejercidas por dichos profesionales el estudioso ha sido requerido desde a hacer la prueba de alcoholemia a bajarse del vehículo para la inspección del mismo, pasando por responder a la pregunta “¿tú llevas drogas?” -sic-.

Hipótesis iniciales
Tomando como punto de partido los estudios de las Aseguradoras, y la cuantía que paga cada persona inicialmente por el hecho de nacer con pene o vagina, el estudio trataba de establecer la verdad y la validez de dichos estudios desde el punto de vista económico y desde el punto de vista cualitativo: “¿conducen las mujeres mejor que los hombres?”. La respuesta a esa pregunta se perfila como una conclusión lógica tras establecer los especímenes de la carretera española.
Es importante aquí establecer la distinción entre el riesgo para la Aseguradora y el riesgo para el resto de conductores, no siendo en absoluto coincidentes de los términos.
El riesgo para la Aseguradora hace referencia a la culpabilidad legal en un accidente. Mientras que el riesgo para el resto de conductores hace referencia a la culpabilidad real en un incidente en carretera, lo que incluye conceptos que no tiene en cuenta las Aseguradoras como el Empanamiento Mental Conductivo, el No Sé Qué Significa Esa Señal y el Por qué Voy a Conducir Más Rápido Si En Segunda El Coche Va Bien.

Teniendo en cuenta esas premisas, el autor, basándose en tres años de observación, decidió establecer dos hipótesis iniciales a confirmar o refutar, las cuales señalaban a los dos grupos teóricos (conocimiento hipotético) que podrían incidir de manera decisiva en la visualización de la capacidad conductiva:

Grupo de seguimiento A: Chusmacar: Según la hipótesis inicial este grupo lo conformarían principalmente jóvenes varones de entre 18 y 29 años.
Características del individuo: Da igual la época del año, pero siempre muy moreno de piel (“moreno de la sierra”). Pelo corto engominado. Pendiente en una o dos orejas (a ser posible, hortera de solemnidad). Tatuaje opcional. Atlético, de bastantes horas en el gimnasio, aunque puede estar la versión obesa. Otras características: fulmina con la mirada al que intente le recrimine cualquier maniobra peligrosa.
Vehículo: Coche de color negro o rojo. Ocasionalmente elige otro color que sea muy chillón. Luces de neón. Llantas tuneadas. Equipo de música potente. Ventanas abiertas para que todos puedan disfrutar de su buen gusto musical (preferentemente reggaetown y tecno). El coche depende del nivel adquisitivo del individuo: la gama alta (cuyos ingresos proceden normalmente de actividades no controladas por Hacienda) buscaría el BMW negro con unos focos que dañan la visión (tanto real como estéticamente). A continuación iría el Seat León. Después, el Seat Ibiza. Por último, el Opel Corsa. El Chusmacar es una evolución directa (teoría darwinista) del Chusmaciclo (que entre los 16 y los 20 años pululan por las calles de la ciudad).
Maniobras característica de la especie: Saltarse el semáforo en rojo. Circular a más de 100 kilómetros por hora en ciudad. Conducir con una mano en el volante y la otra fuera (en el nivel pro podría sacar incluso un pie). Derrapar en las curvas. Adelantamientos en todo tipo de situaciones (por la derecha, por la izquierda, en un carril, en dos, en tres, en los arcenes). Más de 170 kilómetros en interurbanos. Luces largas o antinieblas por las noches ya sea en ciudad o en autovía. Conducir a 30 centímetros de distancia con respecto al coche que tiene delante, a ser posible en autovía.
Riesgo para la Aseguradora: Muy alto.
Riesgo Real según la hipótesis inicial: Muy alto.

(Volumen II: Grupo de seguimiento B: Despistadauto).

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: