¿El albor de una nueva era?

Quizás sea exagerar demasiado decir que estamos a punto de comenzar una nueva época. Lo que sí podemos asegurar es que nos despedimos de una funesta, maquiavélica y descorazonadora etapa que se inició con aquella tramposa victoria de Bush jr. en el estado de Florida en el año 2000.

Desde entonces, y con la excusa perfecta del 11-S, hemos visto vilipendiar a todo al que se haya opuesto a la política de los “arbustos”: desde instituciones internacionales, como la ONU, a presidentes, escritores o cualquiera que haya levantado la voz excesivamente.

Ahora sí, llevamos ocho años esperando, el bandido se va a ir, eso seguro. Y más convencido estoy de que con las arcas mucho más llenas que cuando llegó. Y también doy por sentado de que aquí a unos años, el haber estado usurpando el planeta durante casi una década les propiciará pingües beneficios a los “arbustos” y toda la cuadrilla de sinvergüenzas sin escrúpulos de los que estaban rodeados.

La participación masiva es la nota general de estas elecciones, evento al que Bush no ha estado invitado en ningún momento. Todos los americanos parecen querer expresar su opinión, y quien más quien menos quiere ver el cambio. El resto del mundo, también.

Mientras escribo esto, Obama, según los sondeos, parece haberse hecho con el estado-clave de Pennsylvania. La victoria está un poquito más cerca. Nunca antes un candidato a la presidencia de los Estados Unidos había levantado tanta expectación fuera de su país. Nunca antes los no-estadounidenses habíamos deseado con tanto fervor la victoria de uno de los contendientes en la campaña.

Esperanza, ni más ni menos, es lo que está en juego. Después, podrá salir mejor o peor, pero sólo Obama puede enviar a un mundo que se ha desgastado y envejecido y descorazonado y envilecido y embrutecido de manera colosal en los últimos ocho años ese mensaje de esperanza, de “Walk on, walk on, what you got they can´t steal it, no they can´t even feel it”, como apuntaban las notas del famoso grupo irlandés que se convirtieron en un himno tras el 11-S. Ese sentimiento refulge el 4-N de nuevo, aunque no sepamos por cuánto tiempo. A mí me durará, por lo menos, hasta que me despierte. Disfrutaré del momento, por si acaso.

Etiquetas: , , , , , , , ,

2 comentarios to “¿El albor de una nueva era?”

  1. Maca Says:

    Hoy empieza esa nueva era, hoy al menos nos queda la esperanza de que el Mundo puede cambiar, es un día para que todos estemos satisfechos de que EE.UU haya respondido como debía…
    Manu, al parecer “los catetos” porfin han reaccionado😉

    Un besote!

  2. msantaella Says:

    @Maca Esta vez se ha sido serio: más de siete millones de diferencia en número de votantes han dejado a las claras que los americanos estaban anhelando ese cambio tanto como el resto del mundo…

    Bush se puede quedar con Texas y hacer un estado independiente jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: