Hormigas en Nueva York: Cap. 9. A más de dos metros bajo tierra

Gente en metro

Metro y Nueva York es como Jamón cocido y Queso: un mixto

Para moverse a diario por Nueva York las opciones son múltiples, pero las reales se reducen a una: el metro. Anticuado, vetusto, horriblemente acondicionado, con grietas allá donde mires… Tiene todo el encanto que puede tener una obra que existía en una época en la que en el resto del planeta apenas si había entrado en funcionamiento el ascensor.

Los mismos neoyorquinos son conscientes de las carencias de su metro y, en una encuesta publicada por los periódicos de la ciudad, en la valoración que hacían de las líneas casi ninguna aprobaba. Para ellos, los dos dólares que cuesta el ticket (válido por dos horas) es tan robo como me lo pareció a mí.

Los precios te obligan a adquirir la famosa Metrocard, que por 25 dólares te permite un uso ilimitado del subterráneo durante una semana. Para el turista es la elección más atractiva, aunque existen otras de mayor duración.

Para adquirir esta tarjeta, tienes que pasar por un cajero automático, donde o pagas con tarjeta (como aquí se costea casi todo) o bien en efectivo. Nosotros, como buenos desconfiados, elegimos la opción monetaria (jajajaja). El cajero se quedó con 20 dólares ante las narices de un funcionario que teníamos justo al lado.

Acudimos al señor y logramos explicarle (inglés de combate 1 – inglés americano 0) lo que él había podido ver. Nos dice que compremos la Metrocard en la máquina de al lado y que, detrás de la tarjeta, hay un número de teléfono al que podemos llamar para reclamar el dinero indicando el número de cajero (el 0032).

Se me debió quedar toda la cara de Chuck Norris: ¡de turista y me ofrece como solución telefonear a un número para recuperar 20 dólares!

Pues se me mete en la cabeza que ese dinero lo tengo que conseguir, así que empiezo la «Operación Rescate». A la cuarta llamada, logro hablar con un señor. El «inglés» va fluyendo hasta el momento en el que me pide la dirección (¡ay, qué risa, María Luisa!). ¿Cómo coño le digo que vivo en Málaga, en la comunidad autónoma de Andalucía, en España, con su correspondiente dirección? ¿O simplemente se refiere a que le facilite la de mi hotel?

El señor que me atiende, que debe estar tan desesperado conmigo como yo con él, me apunta que espere un momento. Y ahí está, un compadre latino dispuesto a ayudarme en mi lucha. Total, al final, quedan en que me devolverán el dinero en la recepción hotel de cinco a siete días laborables. ¡Victoria!

Cuatro llamadas, la última de más de 15 minutos, que con las tarifas que me ofrece mi compañía de móvil en el extranjero puede que me cueste, con suerte, 30 dólares. Y todo para obtener 20 dólares que llegarán al hotel cuando nosotros estemos de regreso en España.

Trabajo subterráneo destinado a no ver nunca la luz: subway.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

5 comentarios to “Hormigas en Nueva York: Cap. 9. A más de dos metros bajo tierra”

  1. depaso Says:

    novuelvoaquejarmedelosrobosdemipaisnovuelvoaquejarmedelosrobosdemipaisnovuelvoaquejarmedelosrobosdemipaisnovuelvoaquejarmedelosrobosdemipaisnovuelvoaquejarmedelosrobosdemipaisnovuelvoaquejarmedelosrobosdemipaisnovuelvoaquejarmedelosrobosdemipaisnovuelvoaquejarmedelosrobosdemipaisnovuelvoaquejarmedelosrobosdemipais😀 Al final para eso sirven los viajes…para darse cuenta que en todas partes se cuecen habas

  2. depaso Says:

    oppsss lamento el descuadre….. :S

  3. msantaella Says:

    @depaso, vaya descosido que me has hecho, jeje. ¿Pero has visto con que sutileza te hurtan? ¿Hasta te llegas a creer que puedes recuperar tu dinero y todo?😛

  4. depaso Says:

    Tengo un conflicto personal con los “americanos”. No piso su tierra desde hace mas de 9 años (viste como tienen las ojeras marcadas de la preocupación? jejejej). El caso es que si, te roban sutilmente…lo que he sabido que no son nada sutiles, es cuando en sus aeropuertos se le antoja a alguien que llevas algo indebido… ahí si, ni llorar es bueno. Suerte en la Big Apple… te quedarás para sus famosos Thank´s Givings? (O como diablos se escriba :P)

  5. msantaella Says:

    @depaso sí los Príncipes de Asturias tuvieron problemas en un aeropuerto de Miami, creo que pocos están a salvo de algún percance. Y si no que se lo pregunten al pobre Antonio Canales (el bailaor) que un poco más y le entrullan por no ser tan blanco como los anglosajones ni tan negro como los afroamericanos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: