Hormigas en Nueva York: Cap. 13. El sueño de Annie Moore

annie-moore3

Annie Moore o la encarnación de un sueño americano ¿desenfocado?

Con 15 años, una joven irlandesa esperaba junto a sus hermanas en una pequeña isla en las afueras de Manhattan para poder ingresar en los Estados Unidos, donde ya vivían sus padres.

Era 1 de enero de 1892 y el sitio en cuestión, el nuevo centro en el que se controlaba la entrada de inmigrantes en la isla de Ellis.

La «tierra prometida» estaba a unos centenares de metros de distancia, pero el paso por las dependencias de Ellis era obligatorio para todo el mundo. Entre esa fecha en la que entró Annie y 1924, más de 10 millones de personas de todas las nacionalidades entraron a los Estados Unidos por este lugar.

Annie Moore fue la primera de todas ellas. Ella representa el comienzo del crisol multiétnico que conforma la sociedad norteamericana, cuya máxima expresión puedes vivir a diario en las calles de la Gran Manzana.

Se estima que más de 100 millones de norteamericanos descienden de esos 10 millones. El museo que hay en Ellis, además de ser delicioso para los amantes de las estadísticas, conforma un merecido homenaje de una nación a una parte fundamental de su estructura: los inmigrantes.

Si Annie Moore consiguió ingresar de manera legal en una época de puertas abiertas (salvo discapacitados, criminales o enfermos, el resto solía acabar entrando); en los noventa, unos nueve millones de personas recalaron en Estados Unidos, de manera ilegal en gran medida, procedentes de Hispanoamérica y el sudeste asiático.

Todos ellos buscaban poder escribir una carta como la que Adam Raczkowski escribió a su primo polaco Teofil Wolski aquel lejano 6 de agosto de 1906: «Ojalá te vengas a América, querido hermano, hasta la fecha me está yendo muy bien aquí y no tengo intención de volver a nuestro país, porque en nuestro país yo sólo experimenté la miseria y la pobreza, y ahora yo vivo mejor que un lord en nuestro país».

Desconozco si Adam disfrutó toda su vida de prosperidad y felicidad. De hecho, tampoco sé si su primo, al que llamaba hermano, se unió a él. Lo que sí puedo apuntar es que la pequeña Annie entró en Estados Unidos junto a sus dos hermanas. Falleció a los 47 años de un aneurisma cerebral.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

2 comentarios to “Hormigas en Nueva York: Cap. 13. El sueño de Annie Moore”

  1. depaso Says:

    Llamémosle USA, pero también tiene otros nombres… por citar alguno, España, por citar otro a destiempo: Argentina, por citar un histórico: Roma (ya sé que no es país, hablo de sociedades)… todos ellos con el común denominador: Aparente éxito en normativa social. Yo sólo sé que si USA ahorra montones maquilando en países donde la mano de obra es barata por las carencias del lugar… ese ahorro se transforma en ganancia brillosa, que atrae a las polillas, que saturan la luz…. algunos lo llaman karma, yo prefiero pensar que es la ley del equilibrio. Suerte!

  2. msantaella Says:

    @depaso los imperios siempre se han estructurado en torno a una “mano de obra barata”. Si en algo tenía razón Marx es en que las sociedades predominantes se basaban en que tenían unos esclavos que les permitían que los ciudadanos del imperio de cada época vivieran dentro de una comodidad relativa. Sumerios, egipcios, griegos, romanos tenían esclavos. En la Edad Media, el término sería reemplazado por el de “siervos”. Posteriormente, se llamarían “colonizados”. Y actualmente, “Tercer Mundo” o “países en vías de desarrollo”. El fondo siempre ha sido el mismo: para que unos pocos estemos bien (todavía me considero de los afortunados que hemos nacido en un lugar y un tiempo adecuados, más o menos), hay mucha más gente que está jodida. Y como tú decías el otro día, esto es un cambio continuo dentro de la misma estructura. El “karma” o equilibrio hará que, con el tiempo, nuevamente vuelvan a girar las tornas: seguirá habiendo privilegiados y puteados, pero no serán los mismos que ahora…
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: