El paleto de la Warner

Arriba y abajo a velocidad de vértido, no apto ni para cardiacos ni ansiosos

Arriba y abajo a velocidad de vértido, no apto ni para cardiacos ni ansiosos

La gente mira extrañada al conductor de un coche amarillo, del que apenas se ve la cara tapada por la gorra y las diversas bufandas que lleva. El encargado de turno de la atracción, los coches-choque del Joker también lo observa un poco sorprendido. El colega en cuestión, apenas si consigue mover el coche, y sus mayores movimientos se producen cuando los otros participantes le dan unos tremendos porrazos, que hacen que el conductor esté continuamente dando “bandazos”. En un momento dado, mientras todavía están en funcionamiento los coche-choque se acerca al individuo en cuestión y le pregunta si el coche “se ha gripao”. El otro le responde “esto no tira”, a la vez que continua siendo objeto de los golpes del resto de los participantes.

Acabado el tiempo de la batalla, el encargado de turno se acerca al joven del coche “gripao”, preocupado tal vez porque le toque llamar a los técnicos y tener un rato parado la atracción. Al acercarse al conductor del coche-amarillo-que-no-tira le vuelve a inquirir sobre el coche, a lo que contesta el individuo: “esto no va”. El encargado mira al vehículo y se fija en un detalle, y hace la pregunta, no una pregunta, sino la Pregunta (pongámoslo en mayúscula para recalcar el termino): “¿tú has apretado el botón rojo ese del acelerador?”. El colega se queda con toda la cara de Harry dirigiendo la mirada sucesivamente hacia el “capo” de los carri-coches y el botón rojo que hay en el suelo del vehículo… El resto de la historia ya os la podéis imaginar: todo el mundo partiéndose el ojete del paleto que estaba en medio de los coches-choque intentando andar sin apretar el acelerador. Cosa que no le habría pasado ni a Esperanza Aguirre.  Claro, el límite de la gracia está cuando eres tú el paleto que ha hecho el ridículo delante de todos los colegas y de gente desconocida, convirtiéndote en el objeto de chistes entre tus amigos por unos cuantos años garantizados y puede que en un mito de paletismo warneriano. Ya me estoy imaginando la reunión de los encargados de las distintas atracciones hablando de la gente más idiota que ha pasado por sus cacharros y mi caso saltando a la palestra en un previsible top 3 (dedicado a Laurita).

Después de esto, ya encabezonado, nos volvimos a montar en los aparatos en cinco ocasiones más, en las cuales el encargado llegó a pronunciar mi nombre instándome a apretar el acelerador rojo (sabiendo mi nombre, tengo ganado el Olimpo de las Paletadas de la Warner en el bolsillo). Estas veces, voy con ánimo de revancha y voy dando a diestro y siniestro. Mis colegas se han dado cuenta, y como son un poco hijoputas, lo mejor lo dejan para el final, cuando cuatro se abalanzan sobre mi auto y sólo me faltó salir volando.

Hecho el ridículo suficientemente en estos cacharros, ni se me ocurrió montarme en ninguna de las montañas rusas de nombre impronunciables (la chadogüer, la esnouflá, la jaremondernare y otras cuyo pronunciación no estaría al alcance ni del Príncipe Gitano). Por no decir la chufla que es estar en el Parque Warner un día de finales de noviembre, que no estaba ni Dios allí, y que los pobres críos tenían que estar cagándose en los padres que los parieron. No es para menos, con cuatro grados y un viento insoportable, estar allí no era precisamente un regalo.

Otra de las buenas fue que nos regalaran el pase correcaminos, que te sirve para ir a la cola vip, y evitarte follones en las entradas a las diferentes atracciones… Un espacio enorme con 200 personas ya os podéis hacer una idea para qué coño sirvieron los pases “vip” (very idiota people).

El espectáculo de Batman Begins sí fue sobresaliente. Con unos actores entregados a la causa, y unos espectadores arrojados al frío, en posición fetal y con tembleque permanente de piernas. Reconstrucción de diversas escenas de la película muy lograda, con fuegos artificiales y una serie de efectos que difícilmente puedes ver en un espectáculo en directo. Además, el protagonista era el Batman “bueno”. Anteriormente nos habíamos encontrado al Batman “ibérico”, con un poquito de panza, con el traje que le quedaba peor que los trajes con los que suele vestir Amy Winehouse, y ya, para colmo de irrisión, corriendo en plan afeminado para entrar en calor.

Recuerdo que por estas mismas fechas, en un día entre semana, en el que nos llovió y haciendo todavía más frío que en Madrid estuve en EuroDisney, y aquello estaba completamente petado. En una de sus montañas rusas podía haber acumuladas tantas personas como había este día en el Parque de Madrid. No sé si será la crisis, a la que últimamente podemos culpar de todo, o si simplemente que Mickey Mouse tiene más tirón que Bugs Bunny… Hecho que sabemos hasta los paletos (aunque no seamos capaces de apretar un puto acelerador de plástico).

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: