Hormigas en Nueva York: Capítulo 9-11. La esperanza es un lugar donde no pasa el tiempo

Saint Paul se ha convertido en el auténtico santuario de las victimas 11-S

Saint Paul se ha convertido en el auténtico santuario de las víctimas 11-S

Si Times Square te provoca una serie de emociones, aquí sientes otras extraordinariamente intensas, pero diferentes. Cuando llevas unos segundos en el interior, los vellos de la piel se te erizan y un hormigueo te recorre el estomago.

Afuera, como siempre, ruido, ajetreo, obras… Aquí, parece que te hubieras trasladado a otro rincón del planeta. Es más como si te internaras en un sentimiento que en un espacio concreto.

La capilla de Saint Paul se ha convertido en el santuario del 11-S. Espontáneamente, desde el mismo momento de los trágicos atentados, se han ido acumulando en la capilla cientos de imágenes, recuerdos, dedicatorias… Proceden de todos los rincones del mundo y han acabado transformando este espacio en una especie de reliquiario o mausoleo.

Dada su cercanía con la Zona Cero, este lugar fue utilizado por familiares de desaparecidos en busca de esperanzas, por miembros de las fuerzas de seguridad que buscaban reposar o reponer energías. Fue destinado para asistir a las víctimas de la desgracia.

Posteriormente, la gente que pasaba por la isla rendía, cada uno a su modo, su homenaje a aquellos a los que la fatalidad, el cumplimiento del deber o el arrojo voluntario devolvieron a su origen.

La importancia que tenía Saint Paul por albergar las tumbas de diversos personajes famosos de la Historia Americana o por ser el lugar en el que George Washington (el verdadero) fue a rezar tras ser investido primer presidente, se ha desvanecido.

Ahora, la capilla de Saint Paul es un ente fuera del tiempo y del espacio, donde se respira paz y, sobre todo, esperanza, mucha esperanza.

Cuando abandonas la capilla, de nuevo el escándalo, el bullicio, los pitos…, pero, por unos instantes, una emoción difícil de expresar con palabras ha invadido tu alma. Como si hubieras estado fuera de este mundo.

Si Manhattan es la encarnación del Capitalismo, la capilla de Saint Paul es su esencia: no aspires a verla o a tocarla; simplemente, ten fe en su existencia. Quizás Marx se equivocaba e incluso al Capitalismo, en el fondo, no lo hace funcionar el dinero, sino la esperanza.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

3 comentarios to “Hormigas en Nueva York: Capítulo 9-11. La esperanza es un lugar donde no pasa el tiempo”

  1. Depaso Says:

    Quizás Marx se equivocaba e incluso al Capitalismo, en el fondo, no lo hace funcionar el dinero, sino la esperanza

    Ja!

  2. msantaella Says:

    @Depaso qué escéptica!! Sin embargo, hasta a los suicidas -con la excepción de algunas enfermedades mentales- los mueve la esperanza (la carencia de la misma)

  3. Depaso Says:

    Bajo esa lógica, podremos decir también que lo que mueve al mundo es el amor, el hambre… Yo me estaciono en algo más crudo: Al capitalismo lo mueve el miedo… el miedo al hambre, a la soledad. Como dijo Quino a través de Manolito: “No se puede amasar una fortuna sin hacer harina a los demás” XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: