Hormigas en Nueva York: Cap. 23. El infierno de los alérgicos

Una de las miles de ardillas que viven en la isla corretea a tu lado, manteniendo siempre una distancia prudencial. Mucha gente está leyendo sobre el césped: algunos al sol; otros, más cautos, a la sombra de cualquiera de los centenares de árboles que existen por esta zona. Los deportistas son otra especie característica del lugar. Corren y corren, parando apenas para beber un poco de agua en alguna de las fuentes públicas antes de reiniciar la marcha. El béisbol o el baloncesto son otras actividades que puedes practicar aquí, con terrenos perfectamente adaptados para estos juegos.

Dispones de un espacio gigantesco en el centro de Manhattan, lugar en el que te puedes esconder, huir, del intenso ritmo de la vida diaria. Una poblada arboleda te va a ayudar a que lo consigas.

Aparte de las múltiples atracciones colocadas para sacar perras a los turistas, los lagos completan un conjunto hermoso y tranquilo, que permite situar a tu cerebro en otra frecuencia (más cercana al Alfa que al Gamma). Al menos de día, de noche, como en todos los parques de la Gran Manzana, si te pasa algo, que conste que ya se te advirtió…

Central Park, paraíso de relax en medio del mayor bullicio del planeta. Infierno colosal para los alérgicos al polén. ¡Qué desgracia pertenecer a esta última tipología!

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

2 comentarios to “Hormigas en Nueva York: Cap. 23. El infierno de los alérgicos”

  1. Depaso Says:

    Ya que andas por esos lares…. y además tocas el tema… por qué esa tendencia de los USANIDENSES de padecer alergias? Son consecuencias de una dieta tan artificial? Agarra la serie que quieras y alguien padece de alguna alergia (En Bing Bang fué el judío (lo lamento, no recuerdo el nombre). O lo padecen muchos americanos o es una muletilla genial para usar en cualquier serie.

  2. msantaella Says:

    @Depaso la mía es “made in Spain” (ser alérgico al polen y/o al polvo es casi autóctono). En Big Bang es normal que Howard tuviera algún tipo de “castigo divino” (qué ironía) y, además, al cacachuete, para más inri. Qué en EE.UU. la mantequilla no se estila tanto como la de cacahuete, que te produce una tremenda plasta en el estómago y en la boca. De todos modos, las alergias mientras más extrañas sean más juego dan en las series: si no, ¿¿qué sería de mi pobre doctor House??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: