El regalo de la Navidad: L.A. Lakers – Boston Celtics

Buen dulce el que nos ha deparado la Navidad de este año. Ni más ni menos que el clásico por excelencia de la NBA (lo de los Bulls de Jordan pertenecen a otro nivel). Los Boston, de los que yo vaticinaba que no iban a estar tan finos este año, resulta que están rompiendo todas las marcas habidas y por haber (por ejemplo, van por buen camino para igualar aquel increíble 41-3 de los Bulls de Jordan de la 95-96; si bien ni, restando méritos, ni los equipos de ahora son por asomo los que se enfrentaban a los Bulls y el calendario de Boston no es de risa, es de vergüenza).

Con todo, la racha de los Celtics es impresionante: Garnett es el alma del equipo. Pierce este año parece que está en un plano más discreto, pero muy efectivo. Y Ray Allen está muy entonado. Tienen la mejor afición y una defensa brutal.

Frente a ellos, nuestros amados Lakers de Bryant y, sobre todo, Gasol. Sin duda, el mejor equipo ofensivo de este año. Empezaron hilando fino, fino; pero el resto de conjuntos parecen que le han empezado a coger la medida. Muy preocupante son sus segundas partes, principalmente los terceros cuartos… En esos momentos parece que se han ido todos a por tabaco y permiten remontadas absurdas a equipos reguleros (lo de Indiana fue para meterlos en la carcel).

La victoria lograda en lo última jornada frente a unos crecientes Hornets, con esa maravilla llamada Chris Paul (el mejor base desde Stockton) y un West al que anuló Pau, le vendrán bien para saltar a la cancha con la moral alta…

Otra cosa será lo que suceda en el parquet (en nuestra memoria aquel cuarto partido de la final en la que dejaron escapar Los Ángeles una ventaja de más de veinte puntos). Si los Lakers consiguen mantener la concentración durante todo el partido, seguramente se lleven el gato al agua, pero como se les nota una fragilidad mental y defensiva creciente, con esas horribles segundas partes el resultado se me antoja una incógnita.

Los Celtics, al contrario que los Lakers, sí es un equipo que mantiene el nivel durante todo el partido. No tienen el talento de Bryant, pero sí un mayor equilibrio y fortaleza psicológica.

Las ansias de revencha también es otro factor a tener en cuenta. Bryant y Gasol, más que cualquiera del resto de jugadores de la NBA, les tienen unas ganas enormes al Big Three... Necesitan reivindicarse, ahora más que nunca, es un buen momento para ajustar cuentas y acallar las críticas que le están lloviendo estas últimas semanas.

En pocas horas, tendremos el último episodio del R.Madrid-F.C.Barcelona de la NBA. ¡Se admiten apuestas!

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: