El curioso caso de Benjamin Button

el baile a la luz de la luna de una hiperexcitada Daisy

Uno de los momentos más absurdos de la película: el baile a la luz de la luna de una hiperexcitada Daisy ante Benjamin(/Florentino) Button(/Ariza)

La última película de Fincher (Seven, El club de la lucha, Zodiac) era un reto mayúsculo. Adaptar una obra literaria de Fitzgerald, el autor de la famosa El Gran Gatsby, tiene siempre su complicación, pero la dificultad se multiplica cuando lo que se intenta es representar la vida de un hombre que nace viejo y muere de bebé. La inversión en el tiempo que sufre el protagonista de El curioso caso de Benjamin Button era un ejercicio cinematográfico complejo… y el resultado es más que digno.

La caracterización, que tanto suele estropear las películas basadas en una línea temporal que abarca varias décadas (por ejemplo, lo de Di Caprio en El Aviador es aberrante por mucho que digan), en esta obra es todo un logro técnico. Lo único que se le puede achacar es que Daisy (Cate Blanchett) con 50 años seguía pareciendo mucho más joven que su hija Caroline (Julia Ormond), quien está leyendo la historia de su madre con Benjamin, cuando está apenas tiene 35.

Igualmente, hay que destacar que la historia transcurre sin que en ningún momento caigan en el morbo o en la zafiedad, pese a que conllevaba una serie de situaciones que daban pie a ello y que podrían, en manos de cualquier otro cineasta, haber derivado en despropósitos: por ejemplo, cuando la protagonista tiene 12 años y Benjamin (con seis más) es una persona con el físico de un hombre de más de sesenta años.

La evolución de Daisy es lo mejor de la historia. Vemos cómo va creciendo, madurando, evolucionando, todo ello parece siempre más fácil con una actriz como Blanchett. Por su parte, el personaje principal, aunque Brad Pitt está muy acertado, carece o, al menos, no transmite la profundidad de su pareja. Lo siento, Brad, pero para ganar el Oscar vas a tener que aprender a llorar, que ya sé que no es lo tuyo, pero en determinadas situaciones es obligatorio derramar una lágrima en vez de poner cara de “alelao”.

Los secundarios que van marcando la vida de Benjamin hacen que se mantenga el ritmo de la película, lo cual tiene su valor cuando estamos hablando de casi tres horas delante de la pantalla. A mí en particular, me ha vuelto a encantar Tilda Swinton (Oscar a la mejor secundaria en Michael Clayton), si bien abundan los secundarios carismáticos: hay uno que va contando a lo largo de la película que le han caído siete rayos (por cierto, yo sólo conté seis) y que está utilizado como un buen recurso de ruptura.

También hay cosas muy malas. Hay una escena en pleno océano, en el que se produce un enfrentamiento entre el barco en el que va Benjamin y un submarino (no sé si alemán o japonés), con unos efectos especiales ridículos, con unas luces, unos disparos, un no sé qué grimoso… Otra de las escenas que a mí me han reventado es aquella en la que aparece en la imagen un baile sensual de Daisy ante Button a la luz de la luna. Hay que reconocer que la fotografía es hermosa, pero es que está forzada de una manera increíblemente absurda, con un tono que puede llegar a provocar vergüenza ajena (tampoco la voz del doblaje de Phoebe de Friends acompaña mucho a este personaje).

Por último, ese final melodramático  y emotivo, en el que se hace un repaso a los distintos personajes que han pululado por la historia, es totalmente innecesario. Ese gusto por rizar el rizo rizado. No sé si está pensado para los Oscars o para sacar una lágrimilla al espectador, pero tanta cursilería, repito, es omitible… No aporta nada nuevo al conjunto de la película.

Habría que señalar que para los Oscar no pienso que se le pueda aplicar el calificativo de “favorita”. La historia básicamente tiene una estructura circular con el rollo Titanic: una persona mayor que cuenta/escucha su vida (en aquel caso, sólo un fragmento; en esta obra, su vida completa). Puede que eso le reste puntos de cara a la ansiada estatuilla, aunque la ley de la compensación pueden hacer que, por fin, reconozcan la gran trayectoria de David Fincher. Eso sí, en el resto de categorías sí que podría llevarse un buen filón: técnicamente sus virtudes sobrepasan en mucho a sus defectos, y probablemente sea una de las obras que, a priori, tenía más puntos para naufragar (estoy convencido de que es lo que hubiera sucedido si el director hubiera sido, por ejemplo, el “aclamado” Ron Howard).

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , ,

10 comentarios to “El curioso caso de Benjamin Button”

  1. aprendizdesoñador Says:

    Habrá que vrse las otras 4 y hacer quinielas. Yo por ahora me voy a guiar por las pasiones y votaré por Brad 🙂

  2. msantaella Says:

    @aprendizdesoñador lo cual te va a salir mal, porque el Oscar se lo va a llevar el de El Desafío

  3. aprendizdesoñador Says:

    @msantaella ya lo veremos. yo todavía no estaría seguro 100%

  4. Depaso Says:

    Cuando vi a Brad hace el papel de Joe Black, lo catalogué como un actor que simula ser Robert Redford. Que sí, que soy vieja y que chocheo… pero bájate (perdón, réntate) Africa Mía, por ejemplo, y verás que ese carisma… ese “poner cara de alelado” le sale bien a mi Robert, no a Pitt… en fin… yo aún espero que Amparo opine al respecto 😛

  5. msantaella Says:

    @Depaso Pero Redford sí sabe llorar, eso hace que gane bastante. A Brad Pitt el único conato que le he visto ha sido en Seven, y yo creo que fue postproducción. Además, tu Redford ya tiene un Oscar (si bien es cierto que fue como director), aunque yo sigo siendo de Marlon Brando y Clint Eastwood.

  6. depaso Says:

    Marlon y Clint… bastante buenos…pero a mi me pasa lo que a tí con la Aguilera… que mandan las hormonas alborotadas por el contacto visual 😀

  7. wanlu Says:

    A mi también me ha parecido que estaba muy bien resuelta la peli para tratar un tema tan difícil. Un poco ñoña a veces pero así llegará a más público. De todas formas te pego este enlace de la curiosa comparativa entre esta peli y Forrest Gump:
    http://www.zappinternet.com/video/bezGxuNkiT/El-curioso-caso-de-Benjamin-Button-Vs-Forrest-Gump

  8. msantaella Says:

    @depaso si es así, desde luego que ninguna objeción… ¡Viva la Hormonidad!

  9. msantaella Says:

    @wanlu aunque es un poco tramposa, no deja de ser significativa… Vemos dos vídeos más de éstos y en 2012 nos podemos llevar algún Oscar; estoy convencido, jeje.

    Saludos a la familia.

  10. aprendizdesoñador Says:

    O_O

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: