Acojonándote en un BMW

¡Cómo caló el anuncio de BMW del “¿te gusta conducir?”! Todavía hoy creo que gran parte del éxito de la marca germana se lo deben más a sus campañas publicitarias (y a esa en concreto, que fue la campaña) que a su estética (sería como el Mac de los coches). Y es que si a Mercedes se le está asociando al cateto con dinero,  BMW busca más que se le relaciones con la gente con estilo (de clase alta), aunque de camino, todo hay que decirlo, también se está llevando al todo chusmerío habido y por haber. Así, en la escala del chusma empiezas con una moto de mierda, le sigue un Opel Corsa (negro o blanco, preferentemente); después, tienes el Seat León (blanco o negro) y si perteneces a los gurus de los bajos fondos, sí o sí, tienes que tener un BMW (preferentemente muy grande, de segunda mano y, por supuesto, blanco o negro).

El caso es que entre la gente de mi entorno de los que manejan panoja a casi todos les da por comprarse un BMW; evidentemente el resto seguimos con nuestros Ford y Citroën, que no está el horno para bollos. Que conste que mis amistades no suelen ser chusmones (casi nunca),  en todo caso serían frikies del copón, que es otra categoría muy distinta.

Total, quedo con el último de los bmweatas y aprovechamos la ocasión para ver su adquisición. Carrocería blanca chusma, faros de neón de chusma… y me ha acojonado más que cualquiera de los chusmas que pululan por esta jodida ciudad. ¡La madre que lo parió! ¿No se ha puesto el tío a enseñarme lo bien que funciona  la tracción trasera del BMW dando vueltas a diversas rotonda a toda pastilla? “¡Mira, mira, qué bien va! ¡Esto no culea! ¡Eso es un mito!” Mientras servidor, con los huevos por corbata, estaba a punto de echar la pota en el cuarto giro al ruedo. Ya me estaba viendo en las portadas de los periódicos: “Jóvenes gilipollas fallecen por hacer el garrulo con un BMW al lado del Carpena”.

El coche, todo una pijada: asientos de cuero, seis marchas, manos libres sintonizados con tu iPhone, regulación de los asientos de todas las maneras imaginables, maletero amplio… y toda una serie de lujos que a los paletos como a mí, nos acaban abrumando… ¡¡Sobre todo si el cabrón del conductor tiene ínfulas de José Tomás y se pone a dar vueltas alrededor de la Monumental!! Vamos, actuación digna de dos orejas y rabo: ¡que se los corten, que se los corten!

no apto para todos los públicos (ni todos los conductores)

no apto para todos los públicos (ni todos los conductores)

P.D. Con cariño, al Piticli.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

2 comentarios to “Acojonándote en un BMW”

  1. Punchis Says:

    BMWnegro… mas llamao chusma?? 😥

  2. msantaella Says:

    @Punchis ¡Mujer, no! ¡Tú no has tenido un Opel Corsa ;P!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: