Economía sumergida

100.000 mil millones de euros. O sea, unos 140.000 millones de dólares. O lo que es lo mismo, más de 16 billones (con b de burro) de nuestras añoradas y antiguas pesetas. Todo ello sin declarar. No, no nos estamos refiriendo al poder económico de las mafias rusas o italianas, sino al valor de los tesoros “españoles”, en oro y plata, hundidos en el mar y acumulados en el fondo del Atlántico desde el siglo XV hasta el siglo XIX aprox. El dato lo ha facilitado la Armada en un documento preparado para el Plan Nacional de Arqueología Subacuática (te cagas): http://www.revistatenea.es/RevistaAtenea/REVISTA/articulos/GestionNoticias_428_ESP.asp.

La cosa parece estar tan malita, que ya no sabemos de dónde sacar las pelas. Así que ahora, literalmente, vamos a buscar el dinero debajo de las piedras. Total, para que se lo lleve el Odyssey, mejor nosotros, españoles de pro. Que nos llevó casi cuatrocientos años expoliar las Américas, que no es moco de pavo. Además, tenemos nuestra “conciencia” bien cubierta. Oye, escúchame, primo, que nosotros durante siglos hemos sido víctima del desfalco de fenicios, cartagineses, tartesos, griegos, romanos y la madre que los parió. Así que si dejamos en las espinas el sur de un continente fue una cuestión de “justicia histórica”. La misma que puede argumentar los judíos para cometer todo tipo de tropelías contra los palestinos (“coño, llevan dándonos por culo desde tiempos de Moisés; ahora nos toca a nosotros desfogarnos”, y los pobres palestinos, con toda la cara rota, viendo cómo les joden en la misma tierra que llevan habitando desde la época de los padres de los padres de los abuelos de los tatarabuelo… de sus padres).

En fin, lo del Plan mágico sacado de la chistera no es algo que me parezca mal, si finalmente se lleva a cabo. Pero como nos conocemos, todo quedará, supongo, en la enésima cortina de humo para desviar la atención… otra vez. Porque después, cuando descubran que la tarea es colosal y que, sí, señoras y señores, hay que invertir panoja para llevarlo a cabo, estoy viendo que los ojetes se encogerán, si-te-he-visto-no-me-acuerdo y el Odyssey podrá seguir haciendo su “trabajo” sin competencia.

Pero no hay que ser negativos: de esta manera, evitaremos entrar en conflicto con nuestros hermanos de Latinoamérica, pues ellos también podrían decir cuatro cosas sobre la propiedad de esas riquezas.  Y sinceramente, cualquiera aguanta a Hugo Chávez con temita tan delicado.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

3 comentarios to “Economía sumergida”

  1. lunadegipto Says:

    Con razón, por eso estan diciendo de poner el carné por puntos para los pescadores, para que no pesquen tesoros. Qué listos son.

  2. aprendizdesoñador Says:

    lunadegipto@ si que son listos si

  3. msantaella Says:

    @lunadegipto lo que me extraña es que a tu gente de Cádiz no se le haya ocurrido todo esto antes, jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: