Posts Tagged ‘Bono’

El nobel de Obama

9 octubre, 2009

Obama puede darle las gracias a George W. Bush. Sin semejante precedente, difícilmente le podían haber concedido nadie un Nobel de la Paz de una forma tan rápida e inesperada. Básicamente se lo han dado por la cara, por el talante, por ser el primer presidente “iu-es-ei” de color (negro).

No sé si es un intento de mantener la motivación de Obama, de ver si es posible que este señor pueda resistir la presión de los poderosos lobbies estadounidenses… O sea, un Nobel parecido al de Rabin y Arafat, aunque después todo se vaya al carajo y la cosa se ponga mucho peor.

En fin, lo único que veo es que el Nobel de la Paz con este tipo de decisiones corre el riesgo de caer en el más absoluto desprestigio. Antes se lo daban a gente poco conocida entre el público general, pero con una biografía que justificaba el galardón (vamos, algo similar al Nobel de Literatura)… Y últimamente, se ha convertido en el nobel popular, en el más mediático. ¡¡Si lo ganó Al Gore!!

A este ritmo, ya puedo predecir el nobel de la paz de 2010: ¡¡Bono, de U2!! (bueno, al menos, éste habrá acumulado más méritos que su sola oratoria y plan de intenciones).

P.D. Siento discrepar con el jurado, pero estaba claro que este año el Nobel de la Paz se lo deberían haber dado a Zapatero: España en una situación de mierda, y él ha conseguido que no levanten la voz ni la banca ni los sindicatos. ¡¡Eso sí que es merecedor de un Oscar…, digo, de un Nobel!!

21 razones por la que es mejor quedarse en casa a ir a un concierto de U2 en Dublín del que tienes entradas

25 julio, 2009

1. Odias los aviones, te evitas un vuelo de tres horas y media.

2. Odias todavía más gastarte 400 euros para volar y estar un día y medio en una ciudad que está a más de 2.500 kilómetros de tu casa.

3. Seamos realistas: de Málaga a Holy Head hay casi 3.000 kilómetros (sólo la ida). 27 horas de viaje en coche (sin paradas). Alrededor de 400 euros en consumibles y peajes. Paso por el Canal de la Mancha. Ferry hasta Dublín. Pues, igual, no entra dentro de lo razonable.

4. No seas agonía. Ya lo has visto en Barcelona. A fin de cuentas, que va a variar en Dublín: ¿tres o cuatro canciones diferentes?, ¿el ambiente enloquecido de los profetas en su tierra?…

5. Hoy, 25 de julio, a la hora del concierto, como mal menor, te puedes poner el dvd del espectáculo en Slane Castle. En Dublín, desde tu casa, ¡casi lo mismo!

6. No te dejes engañar por las buenas críticas del primer concierto en Dublín. Seguro que las crónicas estaban escritas antes de que comenzara el show.

7. Tirar dinero de vez en cuando es bueno (?). Te ayuda a no perder la perspectiva de las cosas importantes de la vida: hacer la cama, mantener el suelo limpio, lavar los platos, preparar los trabajos del lunes que no servirán el martes, etecé.

8. Bono está viejuno, y está más pendiente de las visitas a la ONU (“Bono, quédate, te damos merienda, almuerzo, cena…”).

Bono

9. Si vas tú, habrá alguna cagada en el One, pues eres tú el que traes el calino a la canción.

10. Un concierto de U2 tienes más anuncios que un programa de Telecinco.

11. Como acudas a otro espectáculo tan grandioso de luces y colores, te va a dar un ataque epiléptico… y tu dominio del inglés no está para muchas bromas.

12. Si cantan Stay o Mysterious Ways, básicamente te jodes (¡vaya mierda de argumentación!).

13. La hormiga gigante esa, no parece muy consistente, mejor no exponerse por segunda vez…

Hormiga

14. Irse a un concierto fuera de tu país, sin estar de vacaciones es una locura. Es como si enlazaras dos semanas sin parar de trabajar ni un instante.

15. Es un buen pretexto para congraciarte con los “modernos”. “Fíjate tú, que tenía entradas para un concierto de U2 en Dublín y no me he dignado a ir”. Vamos, no le queda otra que pensar que eres gilipollas (opción, 90% probabilidad) o que eres un “tío guay”.

16. Los que tenían los asientos de al lado estarán más cómodos, dispondrán de espacio adicional donde sentarse, tumbarse, soltar la camiseta, vomitar o arrancar la silla. Piensa en que estás haciendo algo bueno por otras personas (que jamás lo sabrán ni te lo tendrán en cuenta).

17. Seguro que el 0,000001%, o menos, de lo que pagamos por las entradas se destinará a alguna causa humanitaria. Bueno, si no, al menos servirá para mantener en buenas condiciones el jet privado de la banda.

18. Hemorroides + Botes = Mala Idea.

19. Podrás ver el programa La Noria en directo: eso no hay dinero con que pagarlo.

20. Mis amigos que han estado en Dublín dicen que la peña allí es muy rara. Cuando les haces una pregunta, aunque no te entienda, no paran hasta que consiguen ayudarte. ¡Podría ser un choque cultural traumatizante para un español! (¿Dónde está la filosofía de escurrir el bulto, del “siga recto hasta el final, y después la segunda a la izquierda; ya por allí pregunte”).

21. El que no se conforma es porque no quiere. Es un buen ejercicio de autosugestión.

P.D. Como habréis deducido, el autoengaño no ha funcionado… ¡¡Mierda!! ¡Voy a tener que dejar de leer libros de Paolo Coelho!

Los reyes del rock, pese a los “peros”

1 julio, 2009

Puestos a ser críticos, podemos decir que en determinadas zonas del estadio había momentos en que no se escuchaba demasiado bien (algo que me podrían contradecir los que estaban en las zonas al aire libre). Podríamos comentar que hacer de una de las mejores canciones del disco una versión maquinera, como fue el caso de I´ll go crazy if I don´t go crazy tonight, en plan canción del Pop no mola nada (pero también cientos de personas que se “volvieron locas con el tema” me podrían mandar a freír espárragos). Lo que nadie puede negar es que cuando va a finalizar el concierto, cuando tras hacer una brutal Where the streets have no name, le toca el turno al Himno de U2, la canción que puede que estuviéramos ansiando la mayor parte de los que estábamos allí: el One; cagarla en ese momento, es de las Cagadas con mayúsculas, épicas. El estadio extasiado, noventa mil personas allí, completamente expectantes y, de repente, te encuentras escuchando algo que no habías oído en tu vida. Observas a The Edge girar la cabeza y fulminar, en plan Darth Vader, a uno de los técnicos… Y Bono, cada vez más cabreado: “Stop, The Edge“. Sí, sí, todo ese en medio de la canción con la que cierran sus conciertos U2 (antes de los bises). Parada de la canción, nos quedamos con cara de palo y Bono que vuelve a cantar: “Did I disappoint you or leave a bad taste in your mouth?”. Creo que hasta Bono vería lo irónico de reiniciar la canción con esta frase (“Te decepcioné o te dejé un mal sabor de boca?”). Sigo pensando que ponerse la camiseta del Barcelona fue el auténtico gafe. Y de ahí a lo del bis, en el que tampoco estuvieron muy atinados, parecía que les podía el cansancio y el cabreo… Y no quiero hablar de las múltiples inserciones de campañas de beneficiencia, pues como decían los de Muchachada, Bono es “rock” y “compromiso”: África, agua, Aung San Suu Kyi…

Y pese a todos los peros habidos y por haber, el estreno de la gira mundial de U2, en el concierto de Barcelona de ayer 30 de junio fue colosal, apabullante. También era la primera actuación en directo, con lo que errores iba a haber (el de sonido puede que no tenga la oportunidad de volver a pringarla). Tras vivirla en directo, no puedes dejar de sonreír cuando oyes comentarios despectivos sobre los viejunos U2 y lo que molan los conciertos de grupitos que han sacado un par de discos o tres, y a los que se pretende encumbrar…

Lo siento, pero no… El Rock, le duela a quien le duela, es un concepto, que abarca no sólo un buen directo, una imagen o un conjunto de canciones de calidad. El Rock es un espectáculo. Podríamos decir que una abstracción de cosas concretas, algo con mucho de paradójico y con mucho de fe por parte de los componentes de la banda. Y está claro que en eso sólo hay dos grupos en el mundo que se lo puedan permitir: U2 y los Rolling. Por mucho que lo intenten, el resto de grupos todavía están en el nivel de tirar piedras con hondas, mientras que estos dos tienen a su disposición tanques de última generación. Sólo con la puesta en escena arrasan, marcan unas diferencias abismales.

El  gigantesco macroescenario de inspiración gaudiana, un juego de luces desplegables enorme encima de escenario, escaleras giratorias, conexión en directo con la Estación Espacial, chaquetas galácticas… A todo ello le sumamos las canciones del nuevo álbum, empezando por Breathe y acabando por Moment of surrender, seguido por los clásicos de los clásicos: Pride, With or without you, Sunday bloody Sunday, I still haven´t found what I´m looking for, aderezado por temas maravillosos que no suelen ser asiduos en sus conciertos como Ultraviolet o In a little while, y sumado al recordatorio que tributaron a Michael Jackson (era conocida la rivalidad Michael Jackson-U2, principalmente en el choque entre los Bad/The Joshua Tree y los Dangerous/Achtung Baby), a quien dedicaron Angel of Harlem (con interpolaciones de estrofas de canciones de MJ como Man in the mirror). Todo suma. Detalle tras detalle. Y al final, no puedes negar lo evidente: esto es uno de los mayores espectáculos que puedes presenciar actualmente en el mundo. Los “peros” aquí valen poco.

Listado de canciones U2, concierto 30 de junio en el Camp Nou (Barcelona):

Breathe
No Line on the Horizon
Get On Your Boots
Magnificent
Beautiful Day
I Still Haven’t Found What I’m Looking For
Angel of Harlem
In A Little While
Unknown Caller
Unforgettable Fire
City of Blinding LIghts
Vertigo
I’ll Go Crazy If I Don’t Go Crazy Tonight
Sunday Bloody Sunday
Pride (In The Name of Love)
MLK
Walk On
Where The Streets Have No Name
One
——-
Ultraviolet
With Or Without You
Moment of Surrender

P.D. Como se puede ver, siguen, de momento, en el olvido el Pop, el Zooropa y el October, algo que fue habitual en el Vertigo Tour.

Esperando a Griñán

6 abril, 2009

Hace mucho, mucho tiempo,  un hombre de rostro peculiar entró a gobernar en la Junta de Andalucía. Casi dos décadas después, y ganando elección tras elección (todo hay que decirlo, el principal partido de la oposición parecía no tomarse muy en serio Andalucía o puede que, simplemente, la diera por perdida de antemano), parece ser que Manolo Chavés, por fin, va a abandonar la presidencia de la Junta…

Pero es que, encima, no es que lo vayamos a echar, sino que se va a ir para ocupar un cargo en el Gobierno Central. El puesto, que todavía no tiene nombre, vendría a ser algo así como comedor-de-marrones-con-nacionalistas. No sé si a Chaves se le ha subido la continua reelección a la cabeza o si tiene ganas de marcha.

El caso es que el movimiento que ha adelantado el diario El País (http://www.elpais.com/articulo/espana/Grinan/perfila/nuevo/presidente/andaluz/elpepuesp/20090406elpepinac_5/Tes) es cuanto menos curioso. Bueno, algo similar a lo que hizo en su momento José Bono, salvando las distancias (pues Bono quintuplica, como mínimo, a Chaves en carisma; le  supera ampliamente en capacidad de gobierno y se fue a ocupar un cargo que, a priori, era más marronero).

Supongo que cuando llevas casi dos décadas en el mismo puesto acabas por dificultar tu mismo tu sucesión y, quizás, esa sea la mejor manera de facilitar una transición (aparte de evitar una derrota que sería más que dolorosa después de tantos años en el poder). Asegurada una jubilación de oro (y de vergüenza para el resto de andaluces que nos tiramos de los pelos ante las condiciones en las que se quedará la pensión del señor que aseguró en un programa televisivo que sólo tenía ahorrados en el banco tres mil euros -por dios, ¿qué clase de gilipollas o de megacaradura nos ha estado gobernando a los andaluces  durante veinte años si con el  sueldo de presidente de la Junta, a los que probablemente haya que añadir otros conceptos por su posición dentro del PSOE, sólo ha sido capaz de ahorrar 3.000 euros?), si es cierta la noticia, José Antonio Griñán -que rima con gañán- será  su sustituto al frente de la Junta.

Del “delfín” de Chavés, con sólo un año menos, no creo que podamos esperar ningún tipo de política rupturista. A estas alturas de la vida, muchos ya nos conformamos con que lo haga mejor que el anterior, que sea capaz de eliminar algunos aspectos de la política viciada de Andalucía. En la compleja Andalucía del PER, muchos otros, sin embargo, esperan que todo se quede como está y que no venga nadie a joder la marrana en una complicada maraña de favoritismos, amiguismos y subvenciones.

En fin, yo espero que el cambio se concrete y que el “nuevo” tengo un poco de suerte y sangre… A fin de cuentas, el listón que le han dejado está casi por los suelos (no me vale ni lo de la deuda histórica ni lo de otras sandeces que, a fin de cuentas, para no conseguirlas habría que habido que casi rechazarlas). Un saltito, coño, un puto saltito de una puñetera vez.

Griñán, el delfín de Chaves, ¿continuista o continuista reformista?

Griñán, el delfín de Chaves, ¿continuista o continuista reformista?

Duermevela en Dublín

20 marzo, 2009

Miro el reloj. Las 8:52 de la mañana, hora española. Abro la web y, como todavía tengo tiempo comprueba qué tal han quedado los Lakers de Gasol. ¡Bien! Victoria sobre Golden State y buen partido del español (21 puntos y 14 rebotes). Después de la estúpida derrota contra Philadelphia, como el queso, con otra “arizada” (van dos en poco tiempo tras el palo a Rudy), el equipo angelino parece que, al menos, va a iniciar la gira de siete partidos por el Este con un mejor sabor de boca.

Yo todavía me encuentro un poco extraño. Me he despertado medio ansiado, apenas he podido dormir en toda la noche, en un duermevela perpetuo, y con unas ensoñaciones que parecía que cobraban vida. Hay un niño muy chico, unos seis años, con pelado a la taza (de esos que se llevaban hace 20 años) sentado en un peldaño de una escalera, tiene como aire ausente. Acaban de asesinar a la mayor parte de su familia (me parece que eran cuatro) de una forma horripilante que todavía no conozco.

En la siguiente escena se ha dejado al niño, no sin problemas en la casa de acogida, con otros familiares. De repente, no sé si yo, que soy el narrador omnisciente de la historia, u otra persona a través de la que veo cae en la cuenta de que el crío, al que se ha dejado en su nuevo hogar con otros dos niños, ha sido el autor del crimen. Empiezo a ver imágenes de cuerpos descuartizados. Yo o esa persona a través de la que estoy mirando corremos desesperados hacia el domicilio. Cuando llegamos, vemos un par de fragmentos de un cuerpo: la cabeza y me parece que un brazo, y el niño con cara de Damian.

Ahí ya me desperté, medio taquicárdico, sin saber muy bien si estaba despierto o si ni siquiera había llegado a quedarme dormido. Supongo que tanto ver Dexter me está empezando a afectar al cerebelo.

Son las 8:59, hora española. Le doy a la página y todavía no. Me dice que espere… F5 y tickets available. 9:01, rápido, rápido… Máximo por persona: 4. ¡Atiende, ni para mi primo! La localidad, la más cara. Y la ubicación, la que diga la máquina que es la mejor. Enter y cargando… Cuatro minutos, cinco minutos, seis minutos, cinco minutos, seis minutos, cinco minutos… 9:07. Ya están reservadas las cuatro localidades. Duermevela pero efectivo. ¡Jódete, Dexter! ¡Coño, con el despiste! Dos minutos para completar la operación o todo al carajo. Sí, sí, sí, sí. Nombre, tarjeta de crédito, dirección. Ok, ok, ok. ¿Quieren que le abran el ojete? Sí. ¿Quiere que le estafen vía online? Sí. ¿Considera que George W. Bush ha sido un gran presidente? Sí, cojones, sí, lo que tú quieras, pero dámelo, dámelo, dámelo yaaaaa.

Confirma que desea que se le cargue en cuenta xxx,xx euros. ¡Siiiiiiiiiiiiiiií! Aquí tiene su comprobante de la compra, le enviaremos las entradas a su cuenta de correo.

9:11. ¡Uuuf! Conseguido. Sábado, 25 de julio de 2009. Lugar: Croke Park, Dublín, Irlanda. Señoras y señores, ¡¡he conseguido entradas para el concierto de U2 en Dublín!! Sí, sí, entradas para ir a ver a los amados-denostados Bono and cia. en su puñetera casa. En un lugar en el que la banda está un escalón por debajo de Cristo, siguen siendo peña muy cristiana estos irlandeses; ahí mismo, rodeado de irlandeses borrachos y educados, como tiene que ser, en unos asientos que, en teoría, son casi privilegiados (en la práctica no se verá un huevo de pato, como me ocurrió en el Camp Nou hace cuatro años), podremos disfrutar del espectáculo que supone ver a Bono sobre un escenario. Da igual que el whisky le haya dejado menos voz que a Julio Iglesias, que cada vez sea más esperpéntico sobre el escenario, que ni con tacones llegue al 1,65, que digan que lo mejor del grupo son los de fuero (Eno y Lanois)… Ver a U2 en casa, en Dublín, es algo que creo que merece la pena por muy poca gracia que te pueda hacer su música.

Hay oportunidades que merecen un duermevela (y dos y tres y catorce), y por las que nunca te arrepientes de invertir una suma que pueda ser considerada por alguien ajeno desproporcionada… Exactamente al contrario de lo que le ha pasado a mucha gente al comprarse un piso.

Primeras fechas de la gira de U2 en Europa

9 marzo, 2009

Cuatro años después, volveremos a tener la ocasión de ver a los irlandeses en directo. Para reivindicar su condición de “banda más grande del mundo”, que muchos podrán poner en duda, van a llevar al escenario una plataforma que da nombre a la gira U2 360º Tour. En este ya no es cuestión de opiniones, sino de parné, y cuando la pela manda, sólo los Rolling y U2 se pueden permitir determinados espectáculos.

La gira comenzará en Barcelona, en el Nou Camp (bendito 7 de agosto de 2005), el 30 de junio de 2009. (¿Imitando a Coldplay?).

Las fechas en Europa del primer tramo son las siguientes:

– Martes, 30 de junio de 2009. Nou Camp, Barcelona, España.
– Martes, 7 de julio de 2009. San Siro, Milán, Italia.
– Sábado, 11 de julio de 2009. Stade de France, París, Francia.
– Miércoles, 15 de julio de 2009. Parc des Sports Charles Ehrmann, Niza, Francia.
– Sábado, 18 de julio de 2009. Estadio Olímpico, Berlín, Alemania.
– Lunes, 20 de julio de 2009. Amsterdam Arena, Amsterdam, Holanda.
– Viernes, 24 de julio de 2009. Croke Park, Dublín, Irlanda.
– Viernes, 31 de julio de 2009. Ullevi Arena, Göteborg, Suecia.
– Jueves, 6 de agosto de 2009. Slaski Stadium, Chorzow, Polonia.
– Lunes, 10 de agosto de 2009. Maksimir Stadium, Zagreb, Croacia.
– Viernes, 14 de agosto de 2009. Wembley, Londres, Gran Bretaña.
– Martes, 18 de agosto de 2009. Hampden Park, Glasgow, Gran Bretaña.
– Jueves, 20 de agosto de 2009. Don Valley Stadium, Sheffield, Gran Bretaña.
– Sábado, 22 de agosto de 2009. Millennium Stadium, Cardiff, Gran Bretaña.

De momento, la página oficial www.u2.com no ha anunciado ni precios ni fecha exacta de inicio de la venta de entradas. Habrá que estar atento, me sé de uno que fue a una tienda al día siguiente de la venta de entradas en un concierto en Madrid y que quedó como un lelo. ¿Será verdad que los precios serán “asequibles”, como ha señalado Bono?

U2 y el Real Madrid

2 marzo, 2009

Como soy fan de U2 y simpatizante del Real Madrid (de fútbol, que no de baloncesto), no tengo la más mínima preocupación por ser imparcial, pero me resulta desternillante las similitudes, a veces absurdas, que encuentro en el tratamiento que se da a ambos en prensa y foros. Supongo que debe ser mérito de los irlandeses y los madridistas levantar tantas pasiones y polémicas, haciendo prácticamente imposible discernir críticas más o menos objetivas. Mejor para ellos, que se benefician de la controversia.

El Real Madrid (siempre hablando de fútbol), por ejemplo, si hiciéramos caso a lo que comentan algunos medios, es un equipo que en los últimos diez años ha estado nueve y medio en crisis, jugando de pena y siempre al borde del abismo. Eso sí, en este tiempo ha ganado 4 ligas, 3 supercopas de España, 1 copa Intercontinental, 1 supercopa de Europa y 2 copas de Europa (ahora la llaman Champions). Si la crisis económica es la misma que la de este equipo, BMW y Mercedes se van a poner las botas.

Este año, como no cabía de esperar, es otra temporada “de vergüenza” del Real Madrid, aburriendo hasta las ovejas y con más abucheos que en los últimos combates de Mike Tyson. Eso también, Manu Sánchez, el mejor Barcelona de la historia, el que verdaderamente asombra y maravilla, le saca sólo cuatro puntos, que la semana que viene podrán ser los mismos o más o menos (¡madre mía, voy para presentador de deportes de Canal Sur -“si hubiera entrado entre los tres palos, hubiera sido gol”-!), pero que para estar jugando tan mal supongo que ya es todo un logro.

A U2 le pasa algo parecido. Si bien los de Bono, parecen tener a su Marca o As en la Rolling Stone o en Q, acorde a otros medios especializados no han hecho nada decente desde el Achtung Baby. Hasta en Almería ha llovido y tronado desde 1992, pero con esos cuatro álbumes tan reguleros que han sacado en los últimos 17 años (sin contar el nuevo ni las recopilaciones) han vendido alrededor de treinta millones de discos  y ganado 17 premios Grammy, que serán todo lo comercial y deleznable que se quiera, pero, bueno, a falta de mejor referencia, siguen siendo poco menos que el Nóbel de la Música. Además, pocos grupos o cantantes conozco que se hayan negado a tal reconocimiento, parece que sólo Woody Allen y Marlon Brando tienen la suficiencia para “reírse” de los premios de las academias (“¡Ah! ¡El Señor Oscar me llama! Pues dile que no puedo ir, que tengo que tocar el clarinete. Nada. Muchas gracias. Un cordial saludo -reminiscencia Digital Plus-!”).

El otro día, por ejemplo, estaba escuchando en la radio un programa en el que había cinco o seis jóvenes que estaban haciendo una crítica del nuevo single (Get on your boots). Pues resulta que, fueron honrados y ya lo dijeron de antemano, a ninguno de ellos le gustaba U2. ¡Sí, sí! A ninguno le gustaba la banda de The Joshua Tree; nadie era medio-fan de los creadores de One, With or Without You o Beautiful Day. ¡Joder! ¡Si por probabilidad estadística tendría que salir al menos uno! ¿Harán algún cuestionario similar al de la entrada en USA en los programas y revistas “modernitos/as” (“¿Ha estado usted alguna vez condenado por actividades terroristas?”; “¿Entre sus gustos musicales se encuentra U2?” “No, coño, qué clase de perturbado te has creído que soy”). No me extrañaría que una gran cantidad de  medios de comunicación hayan hecho (o vayan a hacer) la crítica de No Line on the Horizon leyendo sólo los títulos de las canciones (es lo “bueno” del Periodismo, puedes dejar las crónicas, artículos, reportajes y críticas antes de que sucedan las cosas: ¡viva la veracidad vivaz!).

A sus “líderes” les pasa algo similar. Hagan lo que hagan, Raúl y Bono (“estrella del rock y comprometido”), Bono (“rock y compromiso”) y Raúl, en según qué medio van a recibir hostias como panes. Raúl lleva acabado y sobra desde hace siete u ocho años y no es que se pueda negar que ha hecho varias temporadas más que tristes, pero al menos en las dos últimas al pobre hombre habría que reconocerle algo (0,53 goles de media en partidos oficiales, según los datos de la Wikipedia), por muy mal que te caiga. A lo mejor es hasta bueno para él, que las críticas parecen revitalizarlo. Hay gente “pa tó”.

A mi querido Bono le crean hasta plataformas para que no se meta en temas políticos. Personas del año por la revista Time (junto a Bill -el del Window Vista- y Melinda Gates) en 1995 y nominado al Nóbel de la Paz, al colega le llueven palos por sus actividades político-humanitarias. Que sí, que vale, que sirven de promoción: ok; que en vez de gastarse el dinero en lujo y comodidades los podría donar a ayudar al Tercer Mundo: también (conozco a un montón de gente rica que se ha ido a vivir a una cabaña y ha donado toda su fortuna… Eso sí, una vez pobres, ni puto caso, ni poder mediático, ni leches en vinagre)… Total, que si hace caso a las críticas, el irlandés debería dedicarse exclusivamente a la música y no meter las narices en otros asuntos: ¿a quién le importa que su actividad -por muy interesada que sea- pueda ayudar a que se le condone parte de la deuda a los países más pobres del mundo?, ¿para qué sirve que organice eventos y promueva organizaciones para paliar el hambre en África si su espíritu no es completamente puro? Toda la razón del mundo, salvo con el matiz de que me da a mí que al niño desnutrido de la aldea, del pueblo o la ciudad más empobrecida del planeta, al final le va a resbalar la “pureza ideológica” (que probablemente nunca exista) y prefiera que le lleguen las vacunas, la comida o el agua potable, que se “conforme” con sobrevivir.

Por supuesto, pena por ellos, ninguna. Por mucho ruido que hagan las críticas, al final vociferan más “los incondicionales”, que le verán el lado positivo al catenaccio de Capello o a la estridencia del Pop. Mientras tanto, Real Madrid y U2, Bono y Raúl, se podrán partir el culo con todo el tinglado: “Ladran, Sancho…”.

Nosotros, por suerte, siempre nos podremos echar unas risas con la visión chanante de la realidad (en este caso boniana: “¡Bonoooooooooooooor!” ): http://muchachadanui.rtve.es/celebrities-bono.html

Bono, columnista estrella del New York Times

24 octubre, 2008

Te tiras puteado durante cuatro o cincos años estudiando una carrera (de mierda, eso sí), soñando con cubrir eventos internacionales, con asistir a conferencias de los líderes mundiales, opinando sobre la crisis económica del mundo o sobre quién se acuesta con Paris Hilton, esperando unos generosos emolumentos, recogiendo premios Pulitzer a cascoporro por lo buen periodista que eres, y total ¿para qué? Si al final el columnista estrella del New York Times es Bono, el líder de U2.

Sí, sí, tú estudia Periodismo, que al final los que se llevan el reconocimiento son gente ajena al oficio, algunos de los cuales se hacen un hueco dentro del mundillo porque proceden de un sector concreto (por ejemplo, un deportista que comenta sobre el deporte o un economista que habla sobre economía), pero otros cobran un pastizal por haberse follado a pito o por hacer montajes con fulanita (belenes estebanes, condes lecquios y personajes de GH, entre otros). Si te has licenciado en Periodismo o tienes pensado hacer esta carrera, es mejor que todo esto lo asumas cuanto antes.

Ahora el prestigio se lo va a llevar Boooonor (“¡qué soy Bono, copón!” http://muchachadanui.rtve.es/videos/01-bono.html). Ni más ni menos que el New York Times le ha pedido que colabore con ellos ocasionalmente para escribir columnas (creo que sería la ilusión de cualquiera que tenga un mínimo espíritu periodístico).

La verdad es que Bono no es que sea tampoco nuevo en esto de las publicaciones, ya fue editor de una edición de The Independent (un número que fue realmente brutal, dado las amistades de la estrella). Ahora, a la espera de que U2 publique su nuevo álbum, previsto para principios de año, la megaestrella (y rey del marketing) es posible que acepte un trabajo que le permita volver a ser en 2009 una de las personalidades del año (“estrella del rock y comprometido”; personaje del año 2005 junto a Melinda y Bill Gates, según la revista Times).

Mientras tanto, seguirán las campañas en su contra pidiendo que no se meta en temas políticos y que se centre en la música. Y otros dirán que deje de componer, que están más pasados que el vinilo. Y aparte, también estarán los que no lo quieren ni en un lado ni en otro… Y al final, todos con la cara de Chuck Norris: Bono publicará columnas en el N.Y. Times (cosa que no lograremos en la vida casi ninguno de los que nos hemos licenciado en Periodismo), U2 sacará un disco que venderá más de ocho millones de copias (cosa que no logrará casi ningún grupo del mundo), y el cantante de U2 conseguirá hacer más por la condonación de la deuda externa que Zapatero, Sarkozy y Merkel juntos (cosa que no lograría ni George W. Bush, claro que tampoco creo que sea esa su intención). Por cierto, Zapatero le podría pedir que le invitaran al G-20, que el francés no sé, pero Bonooooor lo logra seguro.

Conclusión: que le den el Pulitzer a Bono antes de escribir nada y el Nóbel de la Paz (que si se lo han dado a Al Gore o a Menahem Beguin -?-). Total, a mí el tío me cae bien y para que se le den a según qué persona…

U2 en tres dimensiones

14 octubre, 2008

Entras en la sala y te facilitan unas gafas megahorteras, que seguro que harían las delicias de Bono. Buscas, con torpeza tu asiento (es lo que tiene si no te quitas las gafas) y te dispones a disfrutar de un espectáculo de los buenos si eres fan de U2, si no… también. Tener la oportunidad de disfrutar de un concierto casi como si estuvieras encima del escenario es alucinante. Si además se trata de uno de los grupos que mayores artificios llevan siempre a cuesta (probablemente sólo los Rolling se les puedan comparar en ese apartado), pues entonces es ya absolutamente brutal.

El concierto documental fue grabado durante el último tramo del Vertigo Tour en Sudamérica, pero a lo largo de sus 85 minutos se ha ido seleccionando prácticamente lo mejor, o más bien, lo más conocido de los irlandases. Si no tuviste la oportunidad de asistir a uno de los conciertos de la última gira, éste es el mejor sucedáneo. Tendrás la ocasión de escuchar canciones míticas como Vertigo, Beautiful Day, Miss Sarajevo, Sunday Bloody Sunday, Where the Streets Have No Name, New Year´s Day o Pride (in the name of love).

Por supuesto el documental acaba, como todos los conciertos de U2, con esa maravilla llamada One. Y después, en el bis, se suceden The Fly (espectaculares los efectos de Motion que se incluyen durante esta melodía, muy en la línea Zooropa) y, por último, otra de las canciones que no necesita presentación: With or Without You. Mientras se sucedían los créditos y la gente comenzaba a abandonar la sala, se podía escuchar una versión acústica de Yahweh, la última melodía de How to dismantle an atomic bomb (sin contar el bonus track de según qué ediciones, Fast Cars). Para mi sorpresa, el público continuó desfilando sin reparar en que se estaban sucediendo en la pantalla algunos de los mejores momentos del evento, comparables a los instantes de “la Mosca”. En fin, cada loco a su tema…

En líneas generales, por la selección de canciones, se trata de un documental que si bien hará las delicias del fan de U2, por sus características parece destinado a cualquier amante de la música. La aplicación del 3D a un concierto completo era algo que no se había hecho hasta ahora (posiblemente porque tal lujo sólo se lo puedan permitir dos o tres grupos en todo el planeta).

En el apartado de lo malo, pues sinceramente la voz de Bono ya no es la que tenía en la gira Zooropa, posiblemente sea de los cuatro (Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen Jr.) el que más flojea; pero como es el alma de la banda, casi podríamos decir que del Rock, pues se le perdona todo. Por otro lado, hay una serie de canciones omitidas que me sorprenden: I Will Follow y I Still Haven´t Found What I´m Looking For, son las que más me llamaron la atención que no sonaran (o hubo un momento en el que yo me empané (que también podría ser el caso). Tampoco estuvo Stay, pero esa creo que es ya para muy fan de U2.

Puede que dentro de unos años, esta fórmula se estandarice dentro del mundo de la música; pero mientras tanto, a la espera de que los irlandeses saquen su nuevo disco, tendremos que conformarnos con U23D.

Más información en: http://www.u23d.com.es/

El momento One fue de los más memorables