Posts Tagged ‘El juego de tu vida’

Hombres, Mujeres, Viceversa y OBK

17 septiembre, 2009

¿Quién le dio sentido a nuestro amor? No fui yo, fue nuestro corazón.

Con este tipo de letras y otras por el estilo, OBK conquistó el panorama musical español de una manera que todavía hoy muchos no llegamos a comprender. Pues lo mismo ocurre con uno de esos programa de Telecinco, bueno, en realidad con casi todos; pero ahora quería centrarme en el espacio televisivo que parió a Efrén y Soraya. Os acordáis de la historia, ¿no? Un tío de Vélez-Málaga que era un encanto según todas las mujeres (y también, según el share del programa) y que estuvo casi medio año en “Mujeres, hombres y viceversa” dando la tabarra y metiéndosela doblada a casi todo el mundo, Soraya incluida.

Yo del programa, pues básicamente había visto algunos fragmentos y las fotos de Soraya en Interviú, hasta esta mañana. ¡Ay, qué desdicha! Allí estaba Emma García, cuyos programas hacen que “me suba la bilirrubina cuando te miro y no me miras”. ¡Madre de dios hermosa! ¡Esta señora tiene el cielo ganado! “El juego de tu vida” y “Mujeres, hombres y viceversa”. Yo me daría cabezazos contra la pared…

La dinámica del “concurso” es bien sencilla: un tío o una tía, llamados “tronistas” (atiende, pataliebre), a los cuales agasajan mujeres y hombres (siempre, de momento, en plan hetero). Evidentemente, con múltiples ocasiones para el teatrismo, el patestimo, el ridiculismo y todo lo que pueda acabar en “-ismo” (como “capitalismo”). Y, por supuesto, como “Gran Hermano”, con enormes posibilidades de sentir vergüenza ajena observando el comportamiento de los protagonistas, con ese comentarista de lujo, Pipi Estrada (¡José María García se tiene que estar tirando de los pocos pelos que le quedan!), y esa mujer mayor, haciendo ganchillo, de nombre “la Mari”, que viene a representar el papel de los locos en los dramas shakespearianos o de los coros en las tragedias griegas… expresando en pocas palabras una enorme sabiduría: “en mis tiempos mozos, yo esperé tres años a que mi novio volviera de la mili y le escribía por cartas”.  Respuesta que se puede adapar a cualquier pregunta y que puede servir tanto para tronistas como para aspirantes.

Hay que reconocer que el programa nos es más que una “españolización” de los programas chorracas de la MTV de estilo similar, si bien tratando de aparentar una mayor “seriedad”. Para eso, prefiero los programas estúpidos americanos, en los que hay más honestidad:  la gente sabe que va a lo que va (hay una consciencia mayor del show en sí), menos hipocresía, elementos preparados con un descaro que roza la caradura y, ojo al dato, sin comentaristas como la Esteban y compañía…

Y yo que creía que el tiempo de los OBK ya había pasado, afortunadamente; pero se ve que no…

Dos mil millones de amigos: redes sociales a cascoporro

15 enero, 2009

Cada día, cuando abro alguna de las dieciseis cuentas que tengo activas (yo tampoco sé para qué tengo tantas), aparte de todo tipo de spam (estoy por comprarle Viagra al tipo canadiense ese tan simpático que me la ofrece, por probar) me suele llegar algún recordatorio de un amigo o una amiga que me ha invitado a unirme con él/ella a tal red. Claro, yo a todos les voy diciendo que sí: que si Tagged, venga sí; que si hi5, pues también; que si Badoo, bueno ésta no; que si myspace, al lote; el Sonico, por supuesto, con ese nombre; que si tuenti, ésta tampoco que estoy más cerca de los trenti; que si Facebook, ésta ya me da demasiado respeto…

Por supuesto, ni que decir tiene que no me sé ninguna de las contraseñas de la red en cuestión (algunas ni sé cuándo me di de alta), que en ninguna he puesto fotos y creo que ni siquiera he llegado a decir ni hola. Agregué al amigo/a en cuestión y me fui. Es que, señores y señoras mías, vamos a ponernos todos de acuerdo, que lo que no puede ser es que cada uno éste por peteneras. Organización, ¡coño!, ¡organización! Si Bill Gates se hubiera ocupado de esto, sólo habría uno para todo el mundo y a tomar por saco, pero esta liberalización de la Red me tiene alegremente despistado. Yo hasta que no se cree LinkedIn (http://escribiendohaciadelante.blogspot.com/2008/11/escribiendo-hacia-delante-carta-desde.html, gracias a mai que fue quien me facilitó el enlace) y estemos todo en lo mismo, paso. Que no, que me niego a estar repitiendo y poniendo las mismas fotos en cuarenta foros diferentes.

Por favor, si yo era de los que me emocioné cuando en el Messenger podías usar iconitos que tenían movimiento (¡¡aquello era lo más!!), por no decir lo de pasarte una foto directamente a través del Messenger, que siempre fallaba la conexión en un momento determinado a mitad del camino, de cuando nos bajábamos la canción del audiogalaxy, a tres kb por segundo en su velocidad punta. Esa era el Internet en el que yo me sentía cómodo.

Ahora es la locura, si te metes en Facebook básicamente cualquiera tiene una radiografía tuya. Cualquier persona sabe más de ti que tus padres y, pobrecito/a del que haya tenido un desliz, las vas a pasar más putas que David Bisbal en la República Dominicana. Y lo del Tuenti, ¿eso cómo puede ser? Un tío de Cuenca mete una foto suya en la que tú apareces de fondo distorsionado y te identifica, ahí con tu nombre. Con lo cual si cuelgan cualquier foto medio comprometida, básicamente puedes ser más hazmerreír que los concursantes de El juego de tu vida, que me he tenido que ir cuando la muchacha ha dicho que le habían pillado follando en el cuarto de baño de una discoteca, ya entre la cara de Emma y los ojos vidriosos del novio se me iba a romper el muelle de la risa (sí, qué bastardo soy).

Y hablando de sexualidad, no podía dejar de comentar las otras dos redes estrellas: el Meetic y el AdultFriendFinder. Las dos son para lo mismo, pero la primera con sutileza. Es decir, el Meetic es para conocer a gente (con la que mantener relaciones sexuales) y el AdultFriendFinder es para mantener relaciones sexuales, así, a saco, sin prolegomenos, en caliente. En el primero, habría una especie de burdo pseudojuego amaroso que justificara la relación sexual (“¿ahora?”, “sí, venga”, “uffff, no sé, no sé”, “venga, una cana al aire”, “vale”). Algo así finústicos, los dos van buscando lo mismo, pero guardan las apariencias morales mínimas de las enseñanzas cristianas, para por lo mínimo poder decir que han “hecho el amor”. Eso es así, el mero hecho de que los que paguen en esa Red sean los tíos, muestra a las claras que tiene una finalidad sexual basada en la lógica: hombre-pensamiento-pene/pene-busca-vagina/hombre-pene-vagina-dinero-ok. No hay ser muy listo para comprender la lógica del procedimiento. Muy bien pensado señoras y señores del Meetic, mi enhorabuena.

La otra, la del AdultFriend no me la termino de creer. ¿Eso cómo va a ser? ¿Qué te conectas a una Red y encuentras a gente sin reparos morales ni pudor y ahí a foquinar como conejos? ¿Qué es más fácil follar a través del Adult que yendo a un prostíbulo? No me lo creo. Estoy convencido de que te metes en esa Red y cuando completas la faena, te dicen: “son 100 euros”, “dame tus órganos”, “cásate conmigo para darme los papeles”, “pásame una pensión” o algo por el estilo.

Después éstan éstas otras cosillas, que son sucedáneos para los más paletos como yo, como el WordPress, el Blogspot, el Flickr, el Twitter, el Digg, el Stumble, el Delicious y ochocientos mil millones de cosas parecidas, las cuales casi ninguna sé para que sirven exactamente. Sé que es fácilmente creíble: sólo hay que ver la mierda de diseño de mi blog para estar convencido de ello.

Y todo esto con la finalidad de batir el récord de número de “amigos”: dos mil millones, tres mil millones, cuatro mil millones de amigos, de los cuales sólo sé el nombre verdadero de siete y he visto en persona a tres, uno a través del espejo de un autobús mientras me decía adiós (¿o me hacía la peseta?) por la ventana. De los millones restantes no sé cuantos son personajes reales ni cuantos alter egos de personas que existen. Pero sí puedo asegurar que entre ellos hay genios, hijoputas, bellezones, algunos premios Nóbeles, cientos de ganadores de Grammys, millares de ladrones, unos pocos santos, pero ninguno como Enjuto Mojamuto.

Joaquín Reyes eres el Zeus del siglo XXI (bueno, más bien al estilo grecorromano, con reyes putañeros, que estaban puteándose continuamente los unos a los otros, como tú en tu Panteón chanantiano). Tu semidios Enjuto Mojamuto, cmo Prometeo, te robó el fuego y se lo entregó a los hombres, él nos ha traído la luz; él es el faro del siglo XXI, el guía, el icono de la era que comienza, con su Piticli, con su “twitter-twitter-follower-follower”, con su “pero esta experiencia me hizo valorar las cosas importantes de la vida… Los zombies de 28 semanas después no son zombies, son infectados” (http://muchachadanui.rtve.es/videos/05-enjuto-mojamuto.html).

Enjuto Mojamuto es la encarnación de las redes sociales, de ese movimiento de amigos sin rostros, como el feminismo, tan abstracto como atractivo. Radio patio ahora copa todo el planeta. Atentos a las últimas noticias.

Telecinco sigue sin fallar: ahora le toca al Duque

9 enero, 2009

Bueno estaba y se murió, como el Duque, ¿o no? Ya sabía yo que Telecinco no me podía decepcionar. No me refiero a los seguidores de Sin tetas no hay paraíso, que se han tenido que quedar a cuadros, sino a los amantes de las telecincadas, como es mi caso.

Por supuesto, el Gitano tenía que morir. Como todo buen guión que se precie, la muerte del amigo bufón  y leal siempre es un elemento dramático importante. Lo del mexicano (¿o era colombiano?, si es que no presto atención) ha sido casi de risa. Tres mil balazos y llevaba un paquete antibalas que ni Robocop. Y ese Duque que, por una vez, se olvida de darle la bala de gracia en la cabeza. No voy a hablar de la trama de la madre y el ludópata porque esa parte aburriría al mismísimo doctor Foreman.

El colofón ha estado a la altura de la cadena. Te creías que iba a quedar algo elegante: muere el Duque y ella ha parecido, por un instante, que se iba a quitar la vida. En plan Romeo y Julieta, muy clásico, muy manido, pero muy digno. Pues no. Resulta que la encarcelan, salen las voces en off con las típicas frases cursis (“oye, tía, no te preocupes que trece años no es nada”, y la otra que pensará: “claro, hijaputa, como no eres tú la que va tener que pelearse en las duchas de la cárcel… Zorra”). Y el puto letrerito de… “Continuará”. ¡Ole tus pelotas, Telecinco! Así me gusta. ¡Como tiene que ser! Ya lo estoy viendo, si es que la teoría de que el Duque en realidad es Efrén va a cobrar fuerza. Yo creo que hasta el fichaje por Antena3 es un montaje para después hacer el “retorno del hijo pródigo”, dejando otra vez a Soraya a la altura del betún.

Quizás, esperan que a Miguel Ángel Silvestre le vaya mal en Estados Unidos y vuelva con el rabo entre las piernas. No creo que eso ocurra, pero desde luego para Sin tetas no  hay paraíso y para Telecinco sería lo mejor.

A la serie le han quitado todos los personajes interesantes, dejando sólo los auténticos plomazos, lo cual pondrá a prueba a esos pobres guionistas, que tienen que estar sudando la gota gorda (“bueno, y ahora ¿qué hacemos?”, “Pues no sé, que el ludópata vuelva a jugar y que deje preñada a Cata”, “Uuuuf, ¿no se va a ver mucho el plumero?”, “Coño, mientras llega Efrén eso mismo nos vale…”). Para la cadena roza la tragedia: sin Efrén y sin el Duque no sé cómo van rellenar su parrilla. En mi modesta opinión, la solución pasaría porque regresara el Tomate, con tres horas de duración diaria; la Patricia, con otras tres horas diarias; a Emma que le amplíen el horario de El juego de tu vida; que se inventen nuevos realities (por ejemplo, poner a dos pijas famosas a trabajar en una granja o un programa buscando el asistente personal para Pocholo) y que exploten al máximo los que ya tienen (fundamental el papel de OT, que sólo pogan cámaras en las camas y en las duchas ayudaría, que en España el escatologismo gusta bastante). El resto, con anuncios, se llena de sobra.

Descanse en paz el Duque (si se lo permiten, claro).

El juego de tu vida, "made in Telecinco"

22 diciembre, 2008

Hay determinadas personas, que no sé porqué pero me producen cierto síntomas psicofisiológicos apenas las escucho o las veo, en concreto tengo a cuatro en la cabeza. Amaya Montero, Ana Torroja, Patricia (la del Diario) y Emma García. Básicamente, las cuatro tienen en común que últimamente cuando detecto su presencia se me revuelve el estómago y me entran arcadas. La cursilería innata de las dos primeras personajas es lo que creo que me dan la patada en la barriga, mientras que las otras dos y los programas que realizan son las que me están provocando esta reacción, que como digo, es una primera reacción de mi cuerpo ante semejantes peligros. (Hay también otro tío, no sé si de Telecinco o de Antena3 bastante conocido, que hace uno de los programas de mierda de viernes o sábado por la noche que también provoca una descomposición en mi fisonomía).

A la Patricia la detestaba a más no poder, pero cuando se produjo el asesinato de la “invitada” a la que quería sorprender su “enamorado maltratador” directamente le puse la cruz. Por suerte, me parece que aquella bazofia de programa que menoscababa la dignidad de cualquier persona lo retiraron de la parrilla… El problema es que Telecinco tiene cuerda para rato. Es increíble lo bajo que ha llegado a caer esta cadena, que ya roza la inmundicia, bueno, que se regodea en la mierda directamente. En poco tiempo ha pasado de ser una cadena bastante decente a ser auténticamente deleznable.

Para colmo de males, el otro día el director de un periódico de credibilidad bastante dañada, ese tío incoherente que estaba “arrejuntao” con una diseñadora megaconocida e hiperestrafalaria (¡cóño!, ¿cómo se llama?, ¡joder, mira que le compre una colonia en el Carrefour que estaba vacía!). Bueno, creo que se sabe quién es, pues el colega ni corto ni perezoso aseguró que la televisión pública debía desaparacer. Para decir semejante gilipollez tiene que estar a punto de adquirir un importante paquete de acciones de una cadena privada o estar preparando el salto al ruedo televisivo. Lo único que nos faltaba es que quitaran las públicas y tuviéramos que someternos a las “telecincadas” (aunque, bien pensado, si eliminan el Canal Sur, hacen un favor a Andalucía).

Y después de haberme ido por las ramas, quería comentar lo del programa de la Emma García: El juego de tu vida. Un amigo mío está fascinado con el susodicho “programa”, así que nos tiramos un buen rato, tras la cena de empresa, viendo como auténticos gilipollas resúmenes en Youtube de ediciones anteriores. Para los que no lo hayan visto, el juego consiste en básicamente sacar a una persona y, por cuatro duros, humillarla a ella (y a sus parejas, amigos y familiares) delante de toda España. Las preguntas van del pelo de “¿Has deseado la muerte de tu suegra?” al “¿Te echaron de un empleo por robar dinero?”, pasando por todo tipo de vejaciones hacia todo el entorno del “invitado”. Y todo ello… por la ridícula cantidad de 100.000 euros. Es decir, quedas como un auténtico hijo/a de perra delante del país para un dinero que, una vez le retengan los impuestos, no te va a servir ni para cerrarte los puntos de sutura que te van a tener que echar en el ojete. Porque, da igual lo malo o lo bueno que seas, en la pregunta está la trampa: da igual que seas un santo o una santa, que te harán unas preguntas del estilo “¿has pensado…?” o “¿has sentido…?”, que completamente descontextualizadas y a la luz de un polígrafo, digas lo que digas vas a quedar mal, no porque mientas o dejes de mentir, sino porque el mero hecho de que te hagan esa interrogación significan que te han crucificado (que nadie olvide que el polígrafo no “detecta” mentiras, sino alteraciones nerviosas, que podrían estar forzadas por la pregunta en sí y no por el contenido de la misma).

Mi colega, viendo que la gente falla en preguntas ridículas después de haber afirmado auténticas aberraciones, piensa que eso tiene que ser un montaje; pero otro amigo me ha dado una pista de la razón lógica de estos “fallos tontos” que cometen algunos concursantes con preguntas en teoría ridículas: las preguntas van por tandas, y si empiezan a preguntarte, por ejemplo, de tu amigo, si la primera pregunta verdaderamente ya te pone en un compromiso, el concursante prefiere fallar esa primera cuestión y quedar con el ojete a continuar respondiendo porque hay algún interrogante que podría llegar a un punto tan escabroso que no nos lo podemos ni imaginar.

Lo “bueno” del programa es que le ocurre lo mismo que al “Tomate”, que le está permitiendo sacar jugo a otro tipo de formatos televisivos. En APM, se hacen auténticas obras de arte del humor con el tela-telita-tela de la Emma (http://es.youtube.com/watch?v=_er8kSk3aag&feature=related). Lo peor es que saca a relucir tu lado óscuro morboso; lo mejor, es que si lo analizas racionalmente, y sabiendo del medio del que procede, no le queda otra que ser una estafa al telespectador, cómo toda la basura que saca Telecinco: desde el Tomate al Diario de…, pasando por este juego, por Efrén, por OT, por la Milá y sus “hermanos pitufines”… Sabes lo que te digo, parafraseando a Onofre y Erneste Sevilla: “¡Paolo Vasile, vete a la mierda con tus programas!¡Eres un “pesao”, armar follón lo saben hacer todos… y quítate la toalla esa que llevas en la cabeza!” (http://es.youtube.com/watch?v=FBOLkxARmVQ)