Posts Tagged ‘España’

¡¡Enhorabuena a los campeones del Eurobasket 2009!!

20 septiembre, 2009

Enhorabuena a la selección española de baloncesto, que ha hecho, por fin, el sueño que llevamos esperando los incondicionales del baloncesto desde hace tantos años. Especialmente duro para todos fue aquella derrota de 2007 en el último momento contra Rusia. Desde aquel momento, yo, particularmente, he sido uno de los que desde ese instante estaba esperando con impaciencia el momento de la revancha. La espera ha merecido la pena y, dos años después, en Polonia, ¡¡campeones de Europa!!

Enhorabuena a todos los miembros del equipo: a Jorge Garbajosa, a Alex Mumbrú, a Marc Gasol, a Sergio Llull, a Raúl López, a mi paisano Carlos Cabezas, a Felipe Reyes, a Víctor Claver, a Juan Carlos Navarro, a Ricky Rubio, a Rudy Fernández y, como no, ¡eres más que grande!, al MVP del Torneo: Pau Gasol. Junto a ellos, hay que felicitar al cuerpo técnico y médico (en este Eurobasket, habrá que destacar la labor de los fisios), lo cual incluye a mi denostado Scariolo, que ha sabido dar con la tecla (o al menos, dejar que los jugadores dieran con ella). Tampoco habría que olvidar a los que no están, pero como si estuvieran: Berni Rodríguez, José Manuel Calderón, Pepu, Aíto o, entre otros, Carlos Jiménez, a los cuales les corresponde su pedacito de oro.

Por cierto, el resultado ha sido España 85 – Serbia 63, y las estadísticas la podéis ver aquí: http://www.acb.com/redaccion.php?id=61074

¡¡ENHORABUENA, CAMPEONES!!

¿Por qué…

9 junio, 2009

… en España piden conocimientos de inglés hablado y escrito en cualquier empresa “medio seria” para poder optar a un trabajo de remuneración baja-ridícula mientras que el presidente del Gobierno es siempre una persona con un “inglés” esperpéntico en el mejor de los casos?

Berlusconi, toda una referencia

5 junio, 2009

He de reconocer que, de momento, me alegra que exista en el mundo un tipo como Silvio Berlusconi y… que sea italiano. Sí, sí. Es todo un alivio encontrar a semejante gañán corrupto y sinvergüenza como primer ministro de un país, aunque sea Italia, que consigue dejar a Marbella a la altura del betún. De esta manera, la sensación de desdicha que nos causan los inútiles que rigen los destinos de España queda relativizada, disminuida, reducida a la mínima expresión (como el tanga de las acompañantes de parranda de Silvito).

Diréis que “mal de otros, consuelo de tontos”… Pues sí, pero funciona. Es agradable, y desalentador (¡qué paradójico!), que siempre se puede ir a peor. Que la tibieza de Zapatero es mejor que la “claridad” de Berlusconi…, según las imágenes de elpais.com.

¿O, acaso, ha filtrado las fotografías el propio PSOE para continuar despistando a la ciudadanía? Si es así, conmigo lo han conseguido… Al menos, por unas horas. ¡Enhorabuena a los premiados!

España, ese país de sinvergüenzas y caraduras: añadamos a Alfonso Aguado

28 mayo, 2009

Nombre y apellidos del sinvergüenza: Alfonso Aguado. Profesión: sinvergüenza y caradura a más no poder (y supuesto artista, de los mierdecillas que hay en España, claro está, líder de un grupo de música). Víctima propiaciatoria: Izquierda Unida (¡atiendeee, gente de la cultura -con minúsculas negativas- en contra de un partido de izquierdas). Esbirros: SGAE y Gobierno español.

Resulta que el cántico que se oye en los estadios, el tan conocido “A por ellos”, es utilizado por IU en una campaña. Y ahora aparece un sinvergüenza tocacojones que le pide ¡¡15.000 euros!! al partido (y eso que no es un grupo político que me caiga ni bien) porque dice que el cántico popular es de su banda, puesto que la registró impunemente con la connivencia de la SGAE (Satrapía General de Auténticos Estafadores).

Espero que le den por el culo a Alfonso Aguado y a su abogado. Y que de paso le jodan también a la SGAE. ¿Cómo se puede tener la cara de reclamar los derechos de un cántico popular? ¿Cómo se puede permitir que haya una cuadrilla mafiosa que haga este tipo de cosas? Por supuesto, la SGAE tenía que estar detrás de todo esto. Los putos defensores de la ¿Propiedad Intelectual (¿en mayúsculas?)? resulta que sólo hacen sus gestiones cuando se trata de sacar panoja, no cuando lo que debe predominar es el sentido común.

Esta cacicada de la SGAE me trae a la memoria muchas cosas, pero ninguna que me haga tanta gracia como cuando se arrogaron con los derechos del Himno de Andalucía. ¡¡Ole tus cojones “Teddy” Bautista (no, no es andaluz, por suerte)!! Y ahí que se empecinaron, a vueltas con el himno que registró Blas Infante y al que le hicieron diversas versiones que también se registraron. Total, si al final en esto de la música -con minúsculas- lo importante es registrar, registrar, registrar, y así después, cobrar, cobrar, cobrar. Cualquier imbécil, por ejemplo digamos que se llama Alfonso Aguado, que le ponga dos notas a cualquier cántico popular ya es “músico”, y “artistazo” (claro está) y, por supuesto, puede ir poniendo la mano para estar toda la puta vida viviendo del cuento… basándose en la “Propiedad Intelectual” (de Mierda), en vez de hacer como el resto de la gente y trabajar toda su puta vida.

¿Por qué no me devuelven dinero cada vez que escucho una canción que ofende a mis oídos? No está en mi libre elección el poder dejar de oír si mi vecino decide que hoy le apetece escuchar un disco de Ana Torroja o de Los Inhumanos. Le tengo que pedir dinero a los cabronazos del canon porque están disminuyendo mi rendimiento laboral, yo que soy autónomo, y otengo que trabajar donde pille.

Por supuesto, todo esto, ante la mirada de un presidente (el forofo del Olímpico de Roma, el que estaba cerca del otro presidente de fábula, el que se quedó dormido) que es más listo de lo que casi todo el mundo se piensa: da dinero a todo el que le puede hacer la jodienda, como bancos, sindicatos (¿dónde mierda estáis ahora?, ¿haciendo balances e informes de pacotillas?), artistillas, etc. Casi todo el que puede poner un grito en el cielo, tiene su bolsillo bien puesto, mientras que para el resto, para la mayoría, para los Otros ni siquiera “Pan y Circo” (bueno, si eres fan del F.C. Barcelona, enhorabuena, al menos podrás disimular tu descontento durante un par de semanitas)… Hasta que un día nos revelemos, y nos echemos a la calle, y empecemos a tirar piedras, y a quemar contenedores, y a practicar la ultraviolencia, y a hablar en nadsat… Y ese día, nosotros seremos unos hijos de la gran puta, mientras que toda esa canallesca nos mirara con sorna y desvergüenza. Pero antes espero que haya gente como Manolo García que tenga un par de narices y le diga a la cara a sus gerifaltes: “vosotros, sois unos sinvergüenzas; vosotros, os tenéis que ir (a tomar por culo); vosotros, no me representáis…”

¿Qué se le va a hacer si España es así? Con sus Zapateros Aguados, Bautistas de la Esperanza, con sus “Chavos” del ocho, del nueve y del diez… ¡¡Cómo jode reconocerlo!! Eso sí, como decía mi buen amigo Onofre: “¡Vete a la mierda Zapatero (¿quién me iba a decir que había alguien capaz de empeorar la segunda legislatura de Aznar? ¡Mira que era difícil!)! ¡Y tú también, Alfonso Aguado, que hacer ruido lo saben hacer todos!”. Sí, ellos conforman la auténtica banda del capitán canalla. Y por supuesto, son made in Spain.

Depresión de autónomo

15 abril, 2009

Tocado… y hundido. ¡Vaya bajón a la vuelta de Lisboa! Si lo sé, no vengo (o no hubiera ido, que creo que hubiera sido mejor). Llega el ansiado momento en el que el animal autónomo le toca hacer cuentas y confesarse ante la Madre Hacienda. Empiezo a hacer cálculos, cábalas y tal y cual pascual… Lo típico dentro de esta subespecie del género humano (no quiero ni pensar lo que tiene que ser, por ejemplo, mujer madre autónoma negra, ¡seguro que en la Edad Media vivía casi mejor!). Mudanza, cambio de domicilio, pito, flautas… Convencidísimo de que, básicamente, con los gastos que he tenido en el trimestre le voy a poder hacer la peseta a la Señora Hacienda, que estará al acecho para una mejor ocasión cual hiena carroñera…

¡Agua, agua, agua! Ni con esas, la hostia de Hacienda me ha provocado un estado de bajón que ni las almorranas. Cuota mensual (que, para según qué casos, podríamos llamar Impuesto Revolucionario) que no te da derecho prácticamente a nada, IRPF a pagar por ti o por quién te contrate religiosamente y un IVA del que no te salva ni Cristo Rey. Y lo peor,  es que puedes llegar a ser tan gilipollas como yo y crearte falsas expectativas… ¡Bajuna,  bajuna!

El trabajador "por cuenta propia" por antonomasia: Padre, Hijo y Espíritu Santo (Imagen del Cristo Rey de Almada)

El trabajador "por cuenta propia" por antonomasia: Padre, Hijo y Espíritu Santo (Imagen del Cristo Rey de Almada)

Y vuelves a hacer cuentas, otra puta vez,  y a la única conclusión a la que puedes llegar es que, por lo menos en España, o ganas muchísimo dinero o el sentido de ser autónomo es poco (en realidad estoy siendo generoso, es ninguno). La cantidad neta que te llevas es X,  las obligaciones tributarias son X/2. Seguramente, Telefonica o el Santander moviendo miles  de millones  de pesetas no tengan ni de coña esa proporción… Y tú sigues, ahí, puteado como una mona, intentando bajar una semana de las 50 horas, durmiendo mal, comiendo peor (horario y comida “por cuenta propia”)… para obtener lo que conseguías escuchando tonterías en Digital Plus durante seis horas y media. Y ésa es la estocada. ¿Cómooooooo? Expuesto a la ansiedad,  al insomnio, a la anemia, a la sobrecarga de todo para ganar cuatro duros de mierda, para tener un futuro más de mierda todavía, para joderte si te quedas en paro o si te pones enfermo… Pero eso sí, ahí está nuestra querida Hacienda para poner la mano, cual presidente de la SGAE, y después salen nuestros políticos llorando porque la situación está malo y el paro crece, e inyectando miles de millones a los bancos, pero al puto gilipollas que intenta buscarse la vida por su cuenta, al que intenta malvivir a ése sí le estruja, le aprieta y le jode vivo. Pero todavía hay otros que son más giliflautas, o que tienen más mala fe, y que van diciendo que hay que ver con la economía sumergida, que están estafando al Estado, y que patatín-patatán.

Verdaderamente, ¿alguien que gane 800  euros en negro va a hacerse autónomo para legalizar su situación? Como mínimo, le toca pagar sus 175 euros si es un poco más joven, si no los 250 euros. Y aparte, le tocará abonar su IVA… O sea, que la pobre persona desgraciada se quedará, con suerte, con seiscientos y pocos euros netos. Eso sí, entre pitos y flautas, la recaudación estatal por diversos conceptos difícilmente bajará de 350 euros. ¡Oleeeeeeeé tus cojones! Con esos ridículos seiscientos y pocos euros, querrán que pagues religiosamente la letra o el alquiler de tu casa (jajajaja), los gastos de desplazamiento, la luz, el agua, la comunidad, el teléfono, Internet y otra serie de conceptos, que podrán parecer “prescindibles”, pero que cualquiera que trabaje sabe que no lo son… Bueno, siempre puedes dejar de comer y declararte en huelga de hambre… Y de paso, cagarte en la puta madre que parió a Hacienda, en los hijos de perra que hicieron la legislación del “trabajador por cuenta propia” y en los pedazos de cabrones que ponen tanto énfasis en ayudar a solventar los problemas de los bancos mientras que aprietan a pymes y autónomos.

¡Madre mía! No servirá de nada (o a lo mejor sí, y en breve tengo una inspección de Hacienda), y también estaré siendo completamente injusto en relación al aporte de Hacienda al Estado del Bienestar, pero, bueno, al menos me he quedado como un cerdo tras revolcarse en una charca llena de fango… y de mierda.

P.D. Jesucristo también era trabajador “por cuenta propia”, como demuestra el hecho de su predilección por hablar del Cielo, de poner la otra mejilla, de rodearse de buscavidas y de que, al final, en el colmo de la jodienda, lo crucificaran.

Rumanos y perfumes (?)

16 enero, 2009

No sé si habréis recibido un e-mail en el que alguien os advierte de “Cómo los rumanos roban a los españoles”. Yo estaba pensando que como se acerca Eurovisión se referían al hecho de que nosotros le diéramos 12 puntos al participante rumano y ellos no nos devolvieran el favor al menos con un misérrimo punto. Pero no, ni me he acercado.

Por lo visto, hay rumanos, “que son como nosotros, pero con el pelo más churretoso” (Gañán, La hora chanante), que te ofrecen un perfume, pero que en realidad no lo es, sino que se trata de éter, un compuesto químico para dejarte en el séptimo sueño. Lógicamente, cuando te despiertas te han quitado hasta los calcetines o algo así.

El caso es que si no eres español estás a salvo, por lo que infiero del titular del e-mail, los ladrones te miran la cartera y si en el DNI figura que eres español, la cagaste; pero si fueras, por ejemplo, de Ecuador, te dejan tranquilo. En segundo lugar, tienen que ser rumanos, o sea, que si alguien con una pinta muy chunga te ofrece cualquier tipo de colonia, antes que nada pregúntale si es rumano/a. Si te señala que no, que es albanokosovar, colombiano o del Barrio de La Luz, entonces puedes estar tranquilo y oler a gusto.

También pudiera ser que tuviera una parte de verdad y una de mentira: ¿cómo saben que son rumanos?, ¿acaso llevan la bandera de Rumanía en el pecho?, ¿o es que al hablar se dieron cuenta de que “eso” era precisamente rumano? Sería un gran descubrimiento que los españoles, a los que tanto trabajo nos cuesta el inglés, domináramos de manera innata el rumano.

Un amigo mío se echó una novia rumana, así que, en principio, también me deje llevar por los prejuicios habituales. Algo del estilo “vaya con el tío, se le va la olla, no ha ido a buscarse una novia en la puerta del Mercadona; ¡seguro que tiene los dientes de oro!”. Casi acierto: no di ni una. Una muchacha rubia, bastante normal (bueno, con sus rarezas, como tenemos casi todos), con carácter y que está cursando un doctorado en Economía. Es lo que ocurre con este tipo de cosas: te destruye todo lo que habías preconcebido sobre los rumanos jodiéndote, de camino, todos los comentarios jocosos que habías aprendido sobre los “rumanos”. Es como cuando oigo comentarios abiertamente homófobos en algunas personas mayores del estilo “enfermo”, “desviado” o “es que no los puedo ni ver”. La mayoría de ellos supongo que es que no conocen a ninguno en persona, me refiero a reconocido; porque si así fuera, verían que no han venido de otro planeta ni nada por el estilo. Otra cosa es que hayan tomado por referencia a los “mariquitas” insufribles de la televisión, que en verdad sí que son para meterles una patada en el culo. No diremos nombres, todos sabemos cuáles son los absolutamente insoportables.

No significa eso que todos los rumanos sean unos santos, igual que no lo son ni todos los españoles ni todos los franceses ni todos los marroquíes ni todos los ecuatorianos. El hecho de que Digital Plus preparase una oferta exclusiva para los rumanos es un indicador fehaciente de que existe una amplia comunidad rumana en nuestro país, con lo que por estadística habrá venido de todo; lo que ocurre es que en épocas de crisis los que vienen de fuera suelen ser más fácilmente chivos expiatorios, como si los únicos que delinquiesen fueran extranjeros. (A mí, de momento, siempre que me han robado o he tenido problemas han sido con españoles, salvo cuando ha sido una multinacional, claro está).

Como de costumbre, he perdido el hilo. Todo esto venía a cuenta de que esta mañana, en uno de mis lugares de trabajo se han presentado vendiendo perfumes; pero eso sí, seguro que no eran rumanos, por el acento eran más bien argentinos. ¿Sería conveniente ahora de que, sin estar seguro ni de que fueran argentinos ni de que fueran a hacer algo malo, hiciera un e-mail en cadena advirtiendo de la peligrosidad de los argentinos?… ¿O la damos por supuesta?

Claro que, como yo no uso perfume, a mí básicamente me la resbala. (Eso sí más de 700 palabras para llegar a esta conclusión, manda huevos.)

Mi reino por una Cesta de Navidad

24 diciembre, 2008

¡Qué alegría me he llevado! No me lo esperaba para nada y me encuentro este año, después de dos años en blanco, como el Barcelona, una cesta de Navidad. Por cierto, bastante más apañada que la que me daban en Catsa, que iba decreciendo de Fiesta en Fiesta (si seguía allí, iba a llegar el punto en el que nos dieron sólo la tarjeta de felicitación navideña del Makro).

Después, te paras a analizar fríamente el contenido de la cesta, y da igual el año, no te comes absolutamente nada de la misma. Que si delicias, que si turrones, que si vinos, que si embutidos (difíciles de cortar y que tus familiares te fragmentan en trozos indigeribles), que si mazapanes y un tipo de dulce que llevo 24 años tratando de identificar sin éxito (estoy peor que Íker). Total, que al final, a los que verdaderamente hace ilusión “tu” regalo es a tu familia, que llegadas las fechas no entienden de colores y da lo mismo que esas pasas lleven allí desde hace tres navidades, o que el turrón viniera en el mueble cuando construyeron el edificio o que el vino haya pasado de Crianza a Hipermegagran Reserva (que vino al mundo muchísimo antes que tú).

Pero no nos quejamos, siempre es bueno ver a tus mayores poniéndose un poquito achispados (o directamente como una cuba). En esos instantes, te sigues sintiendo el chaval de la casa, el mismo que con ocho años esperaba a los ansiados Martes y Trece o que nunca acababa de comerse las uvas en Nochevieja porque eran muy grandes.

Lo malo, ese gordinflón invasor, el tío ese de las barbas del anuncio de la Coca-Cola. Ya sabéis, “el chispa de la vida”. Yo, por supuesto, me he negado a que ese hombre me traiga nada, que alguien que pesa 150 kilogramos, está rojo como un inglés en Ibiza a mediados de julio y viene en un reno que se llama Rudolph (¿quién coño le puso el nombre?) no me da ninguna confianza.

¡¡Lo tengo!! Le voy a preparar al gordito una cesta con las reliquias de mi casa (turrones, chocolates, mazapanes…). Seguro que consigo que el año que viene no pase por España. ¡Viva la Monarquía! ¡Vivan los Reyes Magos!

Lo mejor de Argentina: las ensaladas servidas en plato grande

24 noviembre, 2008

Hay dos máximas que se cumplen siempre en el deporte. La primera, y esencial, el que dijo: “lo importante es participar” o era gilipollas o un mediocre del copón (o puede que ambas cosas). Esa frase es muy bonita para las pachangas entre amigos y ni siquiera en ese tipo de “competiciones” es muy útil. A nivel profesional, básicamente es una estupidez como la copa de un pino. Se imaginan a Guardiola perder la final de una Champions y afirmar que lo importante era participar, o a Kobe Bryant asegurando, tras perder la final contra los Celtics este año, que “bueno, da igual, lo que importa es participar”. Vamos, probablemente se les echara el público encima.

A ese axioma, hay que unirle el segundo, que es la consecuencia lógica del primero: “lo que es esencial es ganar”. Esta verdad tiene, a su vez, dos matices. “Mola más si se gana a Argentina o a Italia”. Y el doble si el triunfo se produce en casa de cualquiera de estos dos países… Así que ya se pueden imaginar el gozo que siente hoy cualquier español con la victoria en la Copa Davis ante un público más propio de una cancha griega de baloncesto que de unas pistas de tenis.

Al final, va a ser Del Potro el que se tenga que sacar los calzones del orto, y no el pobre Nadal que, reventado tras una excepcional temporada, ni siquiera ha podido acudir a la cita en Mar del Plata.

Más sorprendente ha sido que la victoria haya llegado de la mano de los dos “tapados”: Feliciano López y Fernando Verdasco, que como dos jabatos y desentendiéndose de la presión ambiental y mediática, han dejado k.o. a un equipo que en la práctica (y jugando en casa) era superior, con un Nalbandian en estado de gracia. La Ensaladera vuelve a España, cuatro años después, y por primera vez la conseguimos fuera del suelo patrio… ¡¡Enhorabuena a los campeones!!

La campaña publicitaria parece que ha dado sus frutos: “ser español no es una excusa, es una responsabilidad”. Como no podía ser menos, marketing made in Nike.