Posts Tagged ‘Facebook’

Momentos para la nostalgia: el Audiogalaxy

21 julio, 2009

Estaba leyendo la noticia del cumpleaños del Messenger (http://www.elpais.com/articulo/internet/anos/enganchados/Messenger/elpeputec/20090721elpepunet_4/Tes), programa entrañable que puede acabar por desesperarte (encendido automático al más puro estilo anuncio-en-Telecinco), cuando me ha venido a la memoria aquella página web maravillosa que marcó mis comienzos en Internet: www.audiogalaxy.com.

Si entras ahora, verás que es una web para bajarte música pagando, para regocijo de algunos cantantes y grupos. Pero a principios de esta década, una vez enterrado Napster, el Audiogalaxy era una página brutal, en la cual sólo tenías que bajarte un programita y, desde ese instante, podías descargarte toda la música que quisieras… ¡llegando a velocidades estratosféricas de 3kb al segundo! Era brutal. Creo que tardabas tanto en poder escuchar la canción que por eso le dabas un valor enorme a tan “delictiva” acción. En sólo una semana podías conseguir bajarte un disco de once canciones, y te flipabas. Además, con lo bueno de que se reenganchaba automáticamente a la descarga, con lo que si se te “cortaba” (algo normal cuando tardabas tres horas de media en “robar” una canción), tampoco era un problema grande.

Después, pues como todo, se pusieron serios, en el plan: “Oye, primo, ¿esto cómo va a ser? No estáis atracando. Estáis delinquiendo. Sois peor que los nazis, los godzillas y los guerrilleros de Cristo Rey juntos”. Total, web de pago, como tiene que ser, y Audiogalaxy a tomar por culo (que digo yo: ¿No era suficiente el precio de la espera? ¡Joder! ¿No querrían que pagáramos por si conseguíamos descargar la canción?). El mismo camino que parece llevar la mula (you´ll never walk alone). Por suerte, aparecieron los Lphant, Ares y demás, que nos siguen permitiendo disfrutar del intercambio de archivos privados (o “archivos piratas”, según se mire).

Aquellas primeras incursiones tienen un encanto similar a los que puedan tener en televisión programas como Tocata o La Bola de Cristal, cuando la Red no estaba corrompida por hogares del cotilleo como el Tuenti, el Badoo o el Facebook, al igual que las televisiones se han plagado de patricias, grandes hermanos, javieres vazqueres, cantizanos y demás… ¡Ay! ¡Qué bonico era aquel Messenger de los cuatro emoticonos estáticos!

Hasta las narices del Tuenti

3 abril, 2009

Pues sí, el efecto Tuenti parece que es efervescente como la aspirina. No veía a la gente tan desilusionada desde el tema de Terra (sí, sí, aquellos sinvergüenzas, muchos amigos de Aznar, que se enriquecieron a base de una campaña de marketing del copón y una mayor falta de escrúpulos). Y es que a medida que va pasando el tiempo empiezan a pesar más los contras que los pros.

En mi entorno, les están tocando los genitales sobremanera: gente que es superguay del paraguay en myspace, facebook, tuenti y toda la mandanga, pero que te ve en la calle y no te mira a la cara; búsqueda permanente del cotilleo (sería como el Hola pero a nivel barrio; joder, ya nadie va a poder cogerse una pea un fin de semana y que quede en eso -lo que pasa en fin de semana se queda en ese fin de semana, claro, salvo que te dediques a apuñalar a la peña, que igual eso ya es más grave-); arrimamiento de “personajos” con alto nivel de caradura y desvergüenza; jefes que te piden tu facebook para ¿controlarte?… Sin olvidarnos que determinadas redes sociales se quedan con los derechos de todo lo que publiques, ¡atiendeeeee! Si alguien pusiera una foto tuya haciendo según qué cosa te podrías convertir en protagonista involuntario de una campaña a nivel nacional.

A la gente famosa, por lo que se ve le pasa algo por el estilo. Una de las actrices de moda, la protagonista de Crepúsculo (o Twilight si lo prefieres en inglés), Kristen Stewart, también ha tenido sus más y sus menos con myspace  y está que lo dejo-no lo dejo (supongo que estas dudas también forman parte de la campaña de marketing; sólo hace falta que se pase a la Cienciología): http://twitter.com/KristenjStewart (¿será ella o el twitter de una sustituta). A fin de cuentas no es la primera persona conocida que tiene problemas en alguna de las redes sociales. Para los hackers es todo un reto usurpar según qué identidad. Hasta a Obama le tomaron el pelo en Twitter, aunque para mí que fue un montaje (¿de verdad tenía como contraseña Happiness?, ¿es eso candidez o gilipollez?).

¡Ay, Kristen Stewart! Tú estás más buena, pero sigo prefiriendo a Harry Potter

¡Ay, Kristen Stewart! Tú estás más buena, pero sigo prefiriendo a Harry Potter

Me sigo quedando con las redes en las que para entrar no tienes que rellenar un formulario que no te pedirían ni para formar parte de la plantilla de Google. Prefiero ser yo el que dé luz a mis propias estupideces.

Dos mil millones de amigos: redes sociales a cascoporro

15 enero, 2009

Cada día, cuando abro alguna de las dieciseis cuentas que tengo activas (yo tampoco sé para qué tengo tantas), aparte de todo tipo de spam (estoy por comprarle Viagra al tipo canadiense ese tan simpático que me la ofrece, por probar) me suele llegar algún recordatorio de un amigo o una amiga que me ha invitado a unirme con él/ella a tal red. Claro, yo a todos les voy diciendo que sí: que si Tagged, venga sí; que si hi5, pues también; que si Badoo, bueno ésta no; que si myspace, al lote; el Sonico, por supuesto, con ese nombre; que si tuenti, ésta tampoco que estoy más cerca de los trenti; que si Facebook, ésta ya me da demasiado respeto…

Por supuesto, ni que decir tiene que no me sé ninguna de las contraseñas de la red en cuestión (algunas ni sé cuándo me di de alta), que en ninguna he puesto fotos y creo que ni siquiera he llegado a decir ni hola. Agregué al amigo/a en cuestión y me fui. Es que, señores y señoras mías, vamos a ponernos todos de acuerdo, que lo que no puede ser es que cada uno éste por peteneras. Organización, ¡coño!, ¡organización! Si Bill Gates se hubiera ocupado de esto, sólo habría uno para todo el mundo y a tomar por saco, pero esta liberalización de la Red me tiene alegremente despistado. Yo hasta que no se cree LinkedIn (http://escribiendohaciadelante.blogspot.com/2008/11/escribiendo-hacia-delante-carta-desde.html, gracias a mai que fue quien me facilitó el enlace) y estemos todo en lo mismo, paso. Que no, que me niego a estar repitiendo y poniendo las mismas fotos en cuarenta foros diferentes.

Por favor, si yo era de los que me emocioné cuando en el Messenger podías usar iconitos que tenían movimiento (¡¡aquello era lo más!!), por no decir lo de pasarte una foto directamente a través del Messenger, que siempre fallaba la conexión en un momento determinado a mitad del camino, de cuando nos bajábamos la canción del audiogalaxy, a tres kb por segundo en su velocidad punta. Esa era el Internet en el que yo me sentía cómodo.

Ahora es la locura, si te metes en Facebook básicamente cualquiera tiene una radiografía tuya. Cualquier persona sabe más de ti que tus padres y, pobrecito/a del que haya tenido un desliz, las vas a pasar más putas que David Bisbal en la República Dominicana. Y lo del Tuenti, ¿eso cómo puede ser? Un tío de Cuenca mete una foto suya en la que tú apareces de fondo distorsionado y te identifica, ahí con tu nombre. Con lo cual si cuelgan cualquier foto medio comprometida, básicamente puedes ser más hazmerreír que los concursantes de El juego de tu vida, que me he tenido que ir cuando la muchacha ha dicho que le habían pillado follando en el cuarto de baño de una discoteca, ya entre la cara de Emma y los ojos vidriosos del novio se me iba a romper el muelle de la risa (sí, qué bastardo soy).

Y hablando de sexualidad, no podía dejar de comentar las otras dos redes estrellas: el Meetic y el AdultFriendFinder. Las dos son para lo mismo, pero la primera con sutileza. Es decir, el Meetic es para conocer a gente (con la que mantener relaciones sexuales) y el AdultFriendFinder es para mantener relaciones sexuales, así, a saco, sin prolegomenos, en caliente. En el primero, habría una especie de burdo pseudojuego amaroso que justificara la relación sexual (“¿ahora?”, “sí, venga”, “uffff, no sé, no sé”, “venga, una cana al aire”, “vale”). Algo así finústicos, los dos van buscando lo mismo, pero guardan las apariencias morales mínimas de las enseñanzas cristianas, para por lo mínimo poder decir que han “hecho el amor”. Eso es así, el mero hecho de que los que paguen en esa Red sean los tíos, muestra a las claras que tiene una finalidad sexual basada en la lógica: hombre-pensamiento-pene/pene-busca-vagina/hombre-pene-vagina-dinero-ok. No hay ser muy listo para comprender la lógica del procedimiento. Muy bien pensado señoras y señores del Meetic, mi enhorabuena.

La otra, la del AdultFriend no me la termino de creer. ¿Eso cómo va a ser? ¿Qué te conectas a una Red y encuentras a gente sin reparos morales ni pudor y ahí a foquinar como conejos? ¿Qué es más fácil follar a través del Adult que yendo a un prostíbulo? No me lo creo. Estoy convencido de que te metes en esa Red y cuando completas la faena, te dicen: “son 100 euros”, “dame tus órganos”, “cásate conmigo para darme los papeles”, “pásame una pensión” o algo por el estilo.

Después éstan éstas otras cosillas, que son sucedáneos para los más paletos como yo, como el WordPress, el Blogspot, el Flickr, el Twitter, el Digg, el Stumble, el Delicious y ochocientos mil millones de cosas parecidas, las cuales casi ninguna sé para que sirven exactamente. Sé que es fácilmente creíble: sólo hay que ver la mierda de diseño de mi blog para estar convencido de ello.

Y todo esto con la finalidad de batir el récord de número de “amigos”: dos mil millones, tres mil millones, cuatro mil millones de amigos, de los cuales sólo sé el nombre verdadero de siete y he visto en persona a tres, uno a través del espejo de un autobús mientras me decía adiós (¿o me hacía la peseta?) por la ventana. De los millones restantes no sé cuantos son personajes reales ni cuantos alter egos de personas que existen. Pero sí puedo asegurar que entre ellos hay genios, hijoputas, bellezones, algunos premios Nóbeles, cientos de ganadores de Grammys, millares de ladrones, unos pocos santos, pero ninguno como Enjuto Mojamuto.

Joaquín Reyes eres el Zeus del siglo XXI (bueno, más bien al estilo grecorromano, con reyes putañeros, que estaban puteándose continuamente los unos a los otros, como tú en tu Panteón chanantiano). Tu semidios Enjuto Mojamuto, cmo Prometeo, te robó el fuego y se lo entregó a los hombres, él nos ha traído la luz; él es el faro del siglo XXI, el guía, el icono de la era que comienza, con su Piticli, con su “twitter-twitter-follower-follower”, con su “pero esta experiencia me hizo valorar las cosas importantes de la vida… Los zombies de 28 semanas después no son zombies, son infectados” (http://muchachadanui.rtve.es/videos/05-enjuto-mojamuto.html).

Enjuto Mojamuto es la encarnación de las redes sociales, de ese movimiento de amigos sin rostros, como el feminismo, tan abstracto como atractivo. Radio patio ahora copa todo el planeta. Atentos a las últimas noticias.