Posts Tagged ‘Kobe Bryant’

Pau eres grande

20 junio, 2009

Estábamos en Nueva York. Era uno de nuestros primeros días y nos encontrábamos inmersos en una de estas excursiones nocturnas que recorren Manhattan y Brooklyn. Nuestro guía daba la casualidad, o no, de que era seguidor de los Lakers. Anteriormente le gustaban los Sixers de Iverson, pero la decadencia de este equipo le había llevado a buscar calor en tierras californianas. Cuando le dijimos que eramos españoles, lo primero que nos indicó fue una simple palabra: “Gasol”.

El de Sant Boi había aterrizado en el Real Madrid del baloncesto recientemente y el equipo angelino había pasado de ser un candidato a alcanzar las semifinales de Conferencia (tirando muy por lo alto) a transformarse, de la noche a la mañana, en un serio aspirante al anillo.  Los Celtics se interpusieron en el camino y tras más de dos décadas de sequía se volvieron a imponer en la Final de 2008. L.A., pese a su humillante derrota en la final (marcada por la remontada en el cuarto partido, disputado en el Staples), habían llegado más lejos  de lo que ni el más optimista de los seguidores de los Lakers habría imaginado a principios de la campaña.

Esto lo sabíamos todos. Al menos, los que seguíamos con asiduidad la NBA. Y nuestro guía era uno de ellos. El mismo hombre que al pasar por Brooklyn nos preguntaba qué personajes famosos habían nacido en el distrito y comentaba, con indignación, la anécdota de que en un grupo había dado una pista: “sus iniciales son MJ”. Y un iluso le respondió: “Michael Jackson”. “¡¡Michael Jacksooooooon!! ¡Bájate de aquí ahora mismo!”. Era lógico su rebote:  que a un seguidor de MJ, o lo que es lo mismo, Michael Jordan, no le puedes venir con según con qué confusiones.

A este mismo amante del basket, el que cuando metía el turbo hablando no me enteraba ni papá, le hice dos predicciones. “En breve, estaremos en la final de los Juegos Olímpico contra vosotros: España-Estados Unidos”. Para mi alegría, acerté. Para la suya, ganaron ellos (no voy a hablar de los árbitros y su interpretación de las normas FIBA aplicadas a los jugadores de la NBA). El segundo de mis pronósticos, que era a más largo plazo, era el siguiente: “Next year, L.A. are going to win the NBA championship“. “Are you sure?“. “Sure“.

El colega debió pensar que mi seguridad era una osadía, pues él  era también fan de los Lakers y no parecía tenerlo tan claro. Diez meses después, el equipo angelino, el Jekill y Hyde del baloncesto, sacaba su mejor versión para ganar a unos sorprendentes Magic por 4-1 en las Finales 2009. Phil Jackson se convertía en el entrenador con más títulos en su carrera (10; 6 con los Chicago de Batman y Robin, y 4 con los Lakers). Kobe Bryant conquistaba su cuarto anillo, el primero sin Shaq y el primero con Gasol, alzándose además con el MVP de la Final (en esto también era novato). Y Pau… pues simplemente estuvo inmenso, bailando siempre con la más fea (en la última ronda nada más y nada menos que contra “Superman” Howard), y contribuyendo de manera decisiva en la consecución del título. Primer español en conseguir el anillo. ¿No está nada mal para ser un “blandengue”? Los “chicos duros” ya le miran con envidia. Me pregunto ahora si aquel guía, con su peculiar sentido del humor, se acordaría de la predicción que un español raruno le hizo una noche de verano de 2008.

Enhorabuena, Pau, tú sí que eres grande. Nunca te has dejado amilanar por una críticas que se han basado en multitud de ocasiones en prejuicios y desconocimiento.

Próximo objetivo: Eurobasket. El  torneo que tanto se le resiste a la selección española.

Con su barba y su indumentaria de los Memphis, Gasol ocupaba un lugar destacado en el NBA Store de la Quinta Avenida

Con su barba y su indumentaria de los Memphis, Gasol ocupaba un lugar destacado en el NBA Store de la Quinta Avenida

Anuncios

Ricky Rubio: en boca de todos

21 abril, 2009

En estos días, no sólo Susan Boyle está en boca de todos. También Ricky Rubio está haciendo correr ríos de tinta (frase hecha y obligatoria en la carrera de Periodismo) tras anunciar declararse seleccionable para la próxima edición del draft de la NBA, que tendrá lugar el próximo 25 de junio.

Con apenas 18 años, en la NBA ya lo añoran, aunque el amor americano fácilmente se puede tornar, primero, en decepción y después, en duras críticas. Aunque no sea ni remotamente parecido, el ejemplo de Sergio Rodríguez, deambulando por Portland en los últimos años debería servir de advertencia a la hora de tomar la mejor decisión.

Si el sorteo se hubiera disputado tras la disputa de la final de los Juegos Olímpicos, no cabe duda de que habría salido número 1. Ahora los analistas de la NBA parecen coincidir situarlo entre los tres primeros (lo que le permitiría partir ya con un buen contrato), pero no existe esa unanimidad a la hora de ponerlo a la cabeza del grupo.

Quizás, casi seguro, es demasiado joven para saltar el charco (Gasol, Pau, tenía 21 años cuando empezó su carrera en la NBA). Y podría recaer en las filas de un equipo en el que cuenten con un base que por veteranía (que no por calidad) le relegue a un banquillo, para el cual no ha nacido. El mismísimo Kobe, otra referencia de prematura presencia en la NBA, se tiró el primer par de años viéndolas venir; incluso Nowitzki, que tenía el culo más pelado cuando recaló en Dallas, estuvo también un par de años de perita hasta que verdaderamente despuntó.

Al final puede que todo sea una cuestión de dinero: ahora Ricky sí va a ser seleccionado en una posición privilegiada; dentro de dos o tres años, quién sabe… Supongo que al joven base del Joventut le quedan varios meses de presión mediática y comedura de tarro. Esperamos que tome la decisión que tome, acierte.

Ricky, hambre de balón, hambre de títulos

Ricky, hambre de balón, hambre de títulos

El que no fallaba era José Manuel Calderón. El de Villanueva de la Serena se iba a la línea de tiros libres y aburría hasta a sus propios compañeros: 151 de 154. Un espectacular 98,1% que provocó que durante el segundo tramo de la temporada prácticamente no le hayan hecho faltas. Es lógico, mejor dejarle tirar, que, con un 49,7 de porcentaje en tiros de campos, es más probable que hierre aunque esté en la posición más fácil del mundo, que no mandarlo a la línea de personales, donde aplicaba su particular inyección letal. ¡Enhorabuena a José Manuel! ¡Récord histórico de la NBA en porcentaje de tiros libres durante una temporada!

¿Quién se creería ahora que en su primer año en la ACB apenas tenía un 70% en tiros libres?

¿Quién se creería ahora que en su primer año en la ACB apenas tenía un 70% en tiros libres?

Por último, el otro español que ha roto las estadísticas (a falta de que Gasol se alce con el anillo). Está claro que nos referimos al carismático Rudy Fernández. Si Navarro se quedó a pique de un repique de batir la mejor marca de triples convertidos por un novato (entre otras causas, por culpa de ese pésimo entrenador, y para mi desdicha ex jugador de Unicaja, Marc Iavaroni), a Rudy ni el testarazo de Ariza, ni el ser el suplente de Roy, ni el haber sufrido bajones durante la temporada, ni el que le/nos estafaran durante su participación en el Slam Dunk del All-Star le han impedido alzarse con el honorífico galardón de máximo triplista de la historia de la NBA entre los rookies. Seis triples en un último encuentro memorable para un total de 159… Y eso que casi nunca ha sido titular. El año que viene más y mejor.

El jurado estuvo empanado: un 10 para Rudy "Martín"

El jurado estuvo empanado: un 10 para Rudy "Martín"

Hablaría de Pau, pero eso ya para otro día. ¿Quién me iba a decir a mí, acérrimo seguidor de los Bulls de Jordan, que un día estaría con los Lakers?

Reconocimiento a Gasol, por fin

10 febrero, 2009

Lleva Pau una temporada brutal, básicamente Kobe y él son los que hacen de los Lakers una auténtica máquina de hacer baloncesto. Además, Gasol, jugador completamente de equipo, parece que ha ayudado a equilibrar el ego del muchas veces demasiado individualista Bryant.

En la NBA el primer reconocimiento del año le llegó con el All-Star, aunque eso no era un reconocimiento en sí, era una obligación, ¿o es que se iban a llevar a Melo porque cae bien? Aun así, se le sigue infravalorando. El Bynums hace dos partidos buenos y los ponen por las nubes. Si lees las crónicas de los partidos de los Lakers en la web oficial parece que la esencia de Los Angeles son Kobe y Andrew, cuando el chaval básicamente pueda dar gracias al cielo de tener al lado a Batman y Robin. Es verdad que el grado de compenetración de estos dos jugadores es impresionante, no veía algo así desde Malone y Stockton o, por supuesto, el duo esplendor Jordan-Pippen.

Todavía sigo encabronado porque en ninguna semana Pau Gasol ha estado en el top10 de la NBA, y eso que han pasado jugadores cuyos méritos no le llegan ni a la suela de los tenis del catalán, gente como Devin Harris, Brandon Roy, Joe Johnson, que con todos mis respetos, siendo magníficos jugadores, no merecen estar, y menos este año, por delante del español en la lista de mejores jugadores.

Ahora, en la semana que los Lakers han derrotado a sus más enconados rivales en sus propias casas, Boston y Cleveland, Gasol se ha llevado uno de los premios que siempre gustan: el de jugador de la semana de la Conferencia Oeste, mientras que LeBron se lo ha llevado en el Este. Parece ser que, por fin, alguien que no es Kobe ni Phil Jackson se da cuenta de la importancia de Gasol no sólo en el equipo angelino, sino también en la competeción (http://www.nba.com/2009/news/02/09/players.of.week/index.html). Con un poco de suerte, éste puede ser el año de su consagración definitiva y absoluta. ¡Ánimo, Pau!

El regalo de la Navidad: L.A. Lakers – Boston Celtics

25 diciembre, 2008

Buen dulce el que nos ha deparado la Navidad de este año. Ni más ni menos que el clásico por excelencia de la NBA (lo de los Bulls de Jordan pertenecen a otro nivel). Los Boston, de los que yo vaticinaba que no iban a estar tan finos este año, resulta que están rompiendo todas las marcas habidas y por haber (por ejemplo, van por buen camino para igualar aquel increíble 41-3 de los Bulls de Jordan de la 95-96; si bien ni, restando méritos, ni los equipos de ahora son por asomo los que se enfrentaban a los Bulls y el calendario de Boston no es de risa, es de vergüenza).

Con todo, la racha de los Celtics es impresionante: Garnett es el alma del equipo. Pierce este año parece que está en un plano más discreto, pero muy efectivo. Y Ray Allen está muy entonado. Tienen la mejor afición y una defensa brutal.

Frente a ellos, nuestros amados Lakers de Bryant y, sobre todo, Gasol. Sin duda, el mejor equipo ofensivo de este año. Empezaron hilando fino, fino; pero el resto de conjuntos parecen que le han empezado a coger la medida. Muy preocupante son sus segundas partes, principalmente los terceros cuartos… En esos momentos parece que se han ido todos a por tabaco y permiten remontadas absurdas a equipos reguleros (lo de Indiana fue para meterlos en la carcel).

La victoria lograda en lo última jornada frente a unos crecientes Hornets, con esa maravilla llamada Chris Paul (el mejor base desde Stockton) y un West al que anuló Pau, le vendrán bien para saltar a la cancha con la moral alta…

Otra cosa será lo que suceda en el parquet (en nuestra memoria aquel cuarto partido de la final en la que dejaron escapar Los Ángeles una ventaja de más de veinte puntos). Si los Lakers consiguen mantener la concentración durante todo el partido, seguramente se lleven el gato al agua, pero como se les nota una fragilidad mental y defensiva creciente, con esas horribles segundas partes el resultado se me antoja una incógnita.

Los Celtics, al contrario que los Lakers, sí es un equipo que mantiene el nivel durante todo el partido. No tienen el talento de Bryant, pero sí un mayor equilibrio y fortaleza psicológica.

Las ansias de revencha también es otro factor a tener en cuenta. Bryant y Gasol, más que cualquiera del resto de jugadores de la NBA, les tienen unas ganas enormes al Big Three... Necesitan reivindicarse, ahora más que nunca, es un buen momento para ajustar cuentas y acallar las críticas que le están lloviendo estas últimas semanas.

En pocas horas, tendremos el último episodio del R.Madrid-F.C.Barcelona de la NBA. ¡Se admiten apuestas!

Lo mejor de Argentina: las ensaladas servidas en plato grande

24 noviembre, 2008

Hay dos máximas que se cumplen siempre en el deporte. La primera, y esencial, el que dijo: “lo importante es participar” o era gilipollas o un mediocre del copón (o puede que ambas cosas). Esa frase es muy bonita para las pachangas entre amigos y ni siquiera en ese tipo de “competiciones” es muy útil. A nivel profesional, básicamente es una estupidez como la copa de un pino. Se imaginan a Guardiola perder la final de una Champions y afirmar que lo importante era participar, o a Kobe Bryant asegurando, tras perder la final contra los Celtics este año, que “bueno, da igual, lo que importa es participar”. Vamos, probablemente se les echara el público encima.

A ese axioma, hay que unirle el segundo, que es la consecuencia lógica del primero: “lo que es esencial es ganar”. Esta verdad tiene, a su vez, dos matices. “Mola más si se gana a Argentina o a Italia”. Y el doble si el triunfo se produce en casa de cualquiera de estos dos países… Así que ya se pueden imaginar el gozo que siente hoy cualquier español con la victoria en la Copa Davis ante un público más propio de una cancha griega de baloncesto que de unas pistas de tenis.

Al final, va a ser Del Potro el que se tenga que sacar los calzones del orto, y no el pobre Nadal que, reventado tras una excepcional temporada, ni siquiera ha podido acudir a la cita en Mar del Plata.

Más sorprendente ha sido que la victoria haya llegado de la mano de los dos “tapados”: Feliciano López y Fernando Verdasco, que como dos jabatos y desentendiéndose de la presión ambiental y mediática, han dejado k.o. a un equipo que en la práctica (y jugando en casa) era superior, con un Nalbandian en estado de gracia. La Ensaladera vuelve a España, cuatro años después, y por primera vez la conseguimos fuera del suelo patrio… ¡¡Enhorabuena a los campeones!!

La campaña publicitaria parece que ha dado sus frutos: “ser español no es una excusa, es una responsabilidad”. Como no podía ser menos, marketing made in Nike.