Posts Tagged ‘Madrid’

10 razones por las que Madrid no ha conseguido los JJ.OO. de 2016

2 octubre, 2009

Se ha intentado, pero no se ha podido. Pero si examinas las cosas con un poquito de perspectiva, era lo más lógico:

1. El Rey iba con unas barbas que parecía el doctor Mateo, ¡chungo tema!
2. Zapatero no está en su mejor momento (habrá quien diga que nunca los tiene). Si tiene que transmitir entusiasmo, le va a salir como en el Congreso de los Diputados, que al final no se lo creen ni los de su causa.
3. Seamos serios: la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid es Esperanza Aguirre. Si no tenía ni puta idea de Cultura, cuando era ministra de Cultura, ¿cómo cojones va a defender unos Juegos Olímpicos? ¡¡Imaginad que tenga que aprender quién es Usain Bolt? ¡No seamos cabrones!
4. Gallardón ha jugado todo su crédito político a esta decisión. O sea que Aznar tiene que estar dando botes de alegría en su casa, tras acabar su trabajo entre visillos entre los miembros del COI para que gane Río.
5. No nos engañemos, en agosto que preferirías: ¿Madrid o Río? Quien elija la primera opción tiene un serio problema.
6. África y Sudamérica han sido hasta ahora obviados de la organización de los JJ.OO. ¿Alguna vez tenía que llegar la fecha? Bueno, al menos para Sudamérica, porque a África, salvo que se lo den a Sudáfrica, me da a mí que todavía lo tiene chungo.
7. El entusiasmo que le van a poner brasileños no se lo podía poner nadie.
8. Si los miembros del COI se han paseado por alguna de las playas o han estado de fiesta nocturna o en el Carnaval, básicamente contra eso no se puede hacer nada. Está mal, pero sigue siendo una realidad: ¡Dos tetas tiran más que dos carretas! Y Río, como California, es el disparate de los melones.
9. Sin JJ.OO. Madrid ya es un absoluto caos de obras y más obras. ¿De verdad había necesidad?
10. Está muy bonito lo de organizar unos Juegos Olímpicos, pero al final ¿quiénes los pagan?, ¿Gallardón?, ¿Aguirre?, ¿Zapatero?, ¿Juan Carlos I? Pues va a ser que no. Los gilipollas de siempre seremos los que, en mayor o menor medida, paguemos la megalomanía de unos pocos. Los miembros del COI se han apiadado de los españoles y han pensado que ya tenemos bastante con la crisis económica y nuestras “megasoluciones” jodamos-a-la-clase-media-que-con-los-ricos-no-nos-atrevemos-pero-eso-sí-sigo-siendo-muy-sociata.

Bueno, no es para tanto, la corazonada (jajajaja) no se ha cumplido; pero estoy convencido de que, en unos años, le darán los Juegos Olímpicos de una puta vez a la capital española, para 2028 ó 2032, según mis cálculos… ¡¡Enhorabuena a Río de Janeiro!!

Imágenes de Star Wars: The Exhibition

6 diciembre, 2008

El otro día hablé de Star Wars: The Exhibition y no me digné a poner ni siquiera una fotografía. Fue un poco como hablar de pornografía sin colocar imágenes: puede que a alguno le excite la simple lectura (y que el resto lo haga la imaginación); sin embargo, puesto que la mayoría “necesitamos” el acompañamiento visual, subo alguna de las fotografías que más me llamaron la atención… Espero que gusten a los amantes de la saga.

¿Qué seria de la Galaxia sin el maestro Yoda?

¿Qué sería de la Galaxia sin el maestro Yoda?

... y sin nuestro idolatrado Constantino-Vader?

... y sin nuestro idolatrado Constantino-Vader?

Los bocetos se sucedían a lo largo de la Exhibición, en papel podías ver plasmadas las imágenes que después se convertirían en escenas míticas de la trilogía inicial.

La cámara de regeneración de Darth Vader deja a la de Raúl a la altura del betún

La cámara de regeneración de Darth Vader deja a la de Raúl a la altura del betún

En El Retorno del Jedi pudimos ver a Luke demostrando su destreza sobre la vaina

En El Retorno del Jedi pudimos ver a Luke demostrando su destreza sobre la vaina

El Retorno del Jedi, la favorita de muchos (yo me sigo quedando con la oscura El Imperio Contraataca), se sucedieron momentos míticos, de los que te arrancaban aplausos en el cine cuando repusieron la trilogía con motivo del 25 aniversario de La Guerra de las Galaxias. Aquí, algunos de ellos.

El visco Jabba El Hutt, que hacia la vida imposible a nuestros héroes

El visco Jabba el Hutt, que hacía la vida imposible a nuestros héroes

Barada, uno de los múltiples secundarios que pudimos presenciar en la pelicula que ponia el colofón a la saga

Barada, uno de los múltiples secundarios que pudimos presenciar en la película que ponía el colofón a la saga

Memorable fue el momento en el que Vader se desprendió de su máscara y pudimos ver su rostro

Memorable fue el momento en el que Vader se desprendió de su máscara y pudimos ver su rostro

Luke, Han, Chewie, R2-D2, C-3PO y la de las mallorquinas

Aquí están todos: Luke, Han, Chewie, R2-D2, C-3PO y la de las mallorquinas

Bueno, espero que esto calme la sed de los más adictos. Hasta el 15 de marzo la exposición sigue abierta. “The force will be with you. Always”.

Star Wars: the exhibition. Todos los frikies regresan a la Fuerza

4 diciembre, 2008

star-wars-the-exhibition

Si no te gusta la saga galáctica de George Lucas; si no comprendes porqué había gente que aplaudía a rabiar cuando aparecían los créditos de inicio de cada una de las películas; si te parece absurda la gente que es capaz de ir vestida con una capa negra y un sable al estreno de una película; si nos crédito a que tíos con treinta años se gasten más de 200 euros en naves de juguetes o en figuritas que nunca sacan del envoltorio; si cuando te hablan de padawan o Tatooine te quedas en la oscuridad; si nunca has estado de vuelta del Lado Oscuro; si en tu interior no albergas un trozo de Darth Vader… No pierdas más el tiempo con este texto, puesto que está escrito por un frikie para los que son tan frikies o más que él.

Cuando estás en la cola, esperando tu turno para poder entrar a Star Wars: The Exhibition, un hormigueo te va recorriendo todo el cuerpo, el cual se va intensificando a medida que se acerca el ansiado momento. Mientras tanto, mirás las inmensas lonas con el rostro de Darth Vader o la venerable figura del maestro Yoda.

Coges la entrada y te falta poco para echar a correr. Nada más entrar, ahí, justo enfrente de tus narices, R2-D2 y C-3PO. Esto promete. El Gordo y el Flaco de la saga te dan la bienvenida. Te encuentras en un pasillo alargado en el que puedes encontrar diversas naves de la saga, como la vaina en la que Anakin Skywalker logra su libertad.

En los laterales, encuentras diversas salas en las que se nos va mostrando parte del rico universo de la saga. Con sus carteles explicativos, que irán aclarando el asunto a los no iniciados, aunque también es rica en datos para los fanáticos de los detalles. Así, en los diversos puntos podremos ver a Chewbacca, a un ework, los diversos trajes que lució Natalie Portman así como Carrie Fisher. Por supuesto, encontraremos vestimentas de los diversos Caballeros Jedi, una amplia gama de maquetas en miniaturas que fueron empleadas para crear los extraordinarios escenarios que tanto nos fascinaron, numerosas mascaras de personajes secundarios que se suceden a lo largo de las películas y, de esta manera, un largo etecé que complacerá a los mitómanos.

A mí, hay cuatro cosas que realmente me dejaron embobado. En primer lugar, el muestrario de Yoda y la explicación de su evolución: de apenas un títere que era manejado por tres personas a la figura versatil que combatía contra Palpatine en la tercera parte de la saga (sexta en orden cronológico). Un segundo punto sobresaliente, los bocetos hechos a mano: dibujos de los diferentes personajes, de su transformación, de escenas extraídas directamente de los storyboard, algunos de los cuales tienen más de 30 años de antigüedad… Esos pequeños tesoros, que unos pocos habían visto en libros, los tienes a escasos centímetros de tu cara, puedes adivinar el trazo, el error, la impaciencia o la meticulosidad, casi eres capaz de sentir lo que pasaba por la cabeza de Lucas en esos instantes.

Hago punto y aparte, porque voy a hablar de Él: de Darth Vader. Si los dibujos son geniales, tener a Darth Vader en una cápsula de cristal, frente a ti, inerte, quieto, fijo. Estás esperando que de un momento a otro Constantino Romero se ponga a hablar. Es la atracción del Lado Oscuro. El niño bueno que no era tan bueno pero ni era tan malo. La profecía que se autocumple a través del camino más difícil. Pocos antihéroes, por no decir ninguno (a Vito Corleone no lo podríamos ni considerar malo), han levantado más pasiones, más afinidad que este Dr. Jekill y Mr. Hyde que está de vuelta de todo y que acabaría por convertirse en el protagonista absoluto de la saga.

Finalmente, y esto sí que es una obligación moral, está el vídeo que te puedes grabar con un croma horrible de fondo, sin sonido, pero eso sí con tu vestimenta de Jedi y tu espada láser de Yoda (verde) o de Luke (azul). La pena fue que la roja de Vader estuviera rota (seguro que todos los que iban llegando la iban pidiendo). Te gastas 10 euros y dispones de dos minutos y medios para comportarte como un auténtico guerrero del Lado Luminoso. Así que empiezas a dar volteretas, giros sobre ti mismo, alzas la espada, te tiras al suelo, se te estropea el sable y se te queda sin luz (vaya mierda de Jedi que estás hecho), y para darle un final épico, uno de los contendientes mata al otro, si bien nunca conseguirás el efecto de Sir Alec Guinness en su lucha contra Darth Vader. Por supuesto, ni que decir tiene que el sonido de las espadas al chocar crean el clímax adecuado para que te olvides del público que te mira, algunos divertido, otros atónitos, y disfrutes como un enano… Total, no va a ser muy difícil mejorar lo que hizo Hayden Christensen en las dos sagas (fue casi más ridículo que Jar Jar Binks).

En su contra, la exhibición de Madrid parece haber arrinconado a dos de los héroes de la saga: Han Solo y Luke Skywalker, principalmente el primero, apenas si son sombras en el espectáculo. También pudo ser que yo quedará deslumbrado por el choque entre el lado más oscuro de la Fuerza (Vader) y el más luminoso (Yoda). Aunque a mí particularmente siempre me ha atraído más el que se salió del camino, quizás porque sea el que mejor encarne la redención, o puede que la esperanza…

El paleto de la Warner

2 diciembre, 2008
Arriba y abajo a velocidad de vértido, no apto ni para cardiacos ni ansiosos

Arriba y abajo a velocidad de vértido, no apto ni para cardiacos ni ansiosos

La gente mira extrañada al conductor de un coche amarillo, del que apenas se ve la cara tapada por la gorra y las diversas bufandas que lleva. El encargado de turno de la atracción, los coches-choque del Joker también lo observa un poco sorprendido. El colega en cuestión, apenas si consigue mover el coche, y sus mayores movimientos se producen cuando los otros participantes le dan unos tremendos porrazos, que hacen que el conductor esté continuamente dando “bandazos”. En un momento dado, mientras todavía están en funcionamiento los coche-choque se acerca al individuo en cuestión y le pregunta si el coche “se ha gripao”. El otro le responde “esto no tira”, a la vez que continua siendo objeto de los golpes del resto de los participantes.

Acabado el tiempo de la batalla, el encargado de turno se acerca al joven del coche “gripao”, preocupado tal vez porque le toque llamar a los técnicos y tener un rato parado la atracción. Al acercarse al conductor del coche-amarillo-que-no-tira le vuelve a inquirir sobre el coche, a lo que contesta el individuo: “esto no va”. El encargado mira al vehículo y se fija en un detalle, y hace la pregunta, no una pregunta, sino la Pregunta (pongámoslo en mayúscula para recalcar el termino): “¿tú has apretado el botón rojo ese del acelerador?”. El colega se queda con toda la cara de Harry dirigiendo la mirada sucesivamente hacia el “capo” de los carri-coches y el botón rojo que hay en el suelo del vehículo… El resto de la historia ya os la podéis imaginar: todo el mundo partiéndose el ojete del paleto que estaba en medio de los coches-choque intentando andar sin apretar el acelerador. Cosa que no le habría pasado ni a Esperanza Aguirre.  Claro, el límite de la gracia está cuando eres tú el paleto que ha hecho el ridículo delante de todos los colegas y de gente desconocida, convirtiéndote en el objeto de chistes entre tus amigos por unos cuantos años garantizados y puede que en un mito de paletismo warneriano. Ya me estoy imaginando la reunión de los encargados de las distintas atracciones hablando de la gente más idiota que ha pasado por sus cacharros y mi caso saltando a la palestra en un previsible top 3 (dedicado a Laurita).

Después de esto, ya encabezonado, nos volvimos a montar en los aparatos en cinco ocasiones más, en las cuales el encargado llegó a pronunciar mi nombre instándome a apretar el acelerador rojo (sabiendo mi nombre, tengo ganado el Olimpo de las Paletadas de la Warner en el bolsillo). Estas veces, voy con ánimo de revancha y voy dando a diestro y siniestro. Mis colegas se han dado cuenta, y como son un poco hijoputas, lo mejor lo dejan para el final, cuando cuatro se abalanzan sobre mi auto y sólo me faltó salir volando.

Hecho el ridículo suficientemente en estos cacharros, ni se me ocurrió montarme en ninguna de las montañas rusas de nombre impronunciables (la chadogüer, la esnouflá, la jaremondernare y otras cuyo pronunciación no estaría al alcance ni del Príncipe Gitano). Por no decir la chufla que es estar en el Parque Warner un día de finales de noviembre, que no estaba ni Dios allí, y que los pobres críos tenían que estar cagándose en los padres que los parieron. No es para menos, con cuatro grados y un viento insoportable, estar allí no era precisamente un regalo.

Otra de las buenas fue que nos regalaran el pase correcaminos, que te sirve para ir a la cola vip, y evitarte follones en las entradas a las diferentes atracciones… Un espacio enorme con 200 personas ya os podéis hacer una idea para qué coño sirvieron los pases “vip” (very idiota people).

El espectáculo de Batman Begins sí fue sobresaliente. Con unos actores entregados a la causa, y unos espectadores arrojados al frío, en posición fetal y con tembleque permanente de piernas. Reconstrucción de diversas escenas de la película muy lograda, con fuegos artificiales y una serie de efectos que difícilmente puedes ver en un espectáculo en directo. Además, el protagonista era el Batman “bueno”. Anteriormente nos habíamos encontrado al Batman “ibérico”, con un poquito de panza, con el traje que le quedaba peor que los trajes con los que suele vestir Amy Winehouse, y ya, para colmo de irrisión, corriendo en plan afeminado para entrar en calor.

Recuerdo que por estas mismas fechas, en un día entre semana, en el que nos llovió y haciendo todavía más frío que en Madrid estuve en EuroDisney, y aquello estaba completamente petado. En una de sus montañas rusas podía haber acumuladas tantas personas como había este día en el Parque de Madrid. No sé si será la crisis, a la que últimamente podemos culpar de todo, o si simplemente que Mickey Mouse tiene más tirón que Bugs Bunny… Hecho que sabemos hasta los paletos (aunque no seamos capaces de apretar un puto acelerador de plástico).