Posts Tagged ‘muchachada nui’

Aquellos maravillosos años

6 mayo, 2009

Vamos en el coche camino de casa de AK. Partido Chelsea-F.C. Barcelona (¿cómo coño podía yo saber en ese mismo momento que el Barça iba a empatar a uno en el descuento?, ¡qué predecible es a veces el balompie! -por cierto, de Albacete tenía que ser, como Joaquín Reyes: encuentro Chanante-).

El caso es que a mi lado tengo a MT, que además de un tío con un gran talento para el diseño gráfico (en realidad, es más un artista, me refiero a los de verdad, no a un cantante con ínfulas de “artista”, rebotado; si hubiera nacido en el siglo XV está claro que se habría dedicado a la pintura). El caso es que íbamos hablando de uno de los temas predilectos de los del mundo masculino, “useasé”, de los mamellas en Internet, que como diría Hulk Hogan referente a California: “es el disparate de los melones” (http://muchachadanui.rtve.es/celebrities-hulk-hogan.html).

Total, que aunque a mí no me hace ni puta gracia, MT iba con la ventanilla bajada porque estaba fumando. Diréis que  la culpa es mía por permitirlo, con toda la razón del mundo; pero si veis lo malcriada que tenemos a la perra, es lógico que a los colegas los tengamos peor todavía. (¡Madre mía, he salido a mi padre! ¡Vaya manera de dispersarme!).

Bueno, lo que estaba contando, ¡coño! Semáforo en rojo. Nos paramos e, inmediatamente, se para a nuestro lado un nota. Coche azul eléctrico. Ventanillas también bajadas. Rostro agitanado. Mirada al frente, muy digna, prácticamente imperturbable. Eso sí, el carro es uno de esos vehículos de dos puertas similares a una moto con carrocería, de los que se pueden conducir con el permiso de una motillo… Y esa música de fondo, impresionante, brutal, además por su estribillo: “Susanita tiene un ratón, un ratón chiquitiiiiiiiiiiín, que come chocolate y turrón, y boliiiitas de anís…” En una voz femenina y melosa, melosa (que haría que Amaia Montero o Ana Torroja parecieran cantantes heavies).

¡La madre que parió a MT! ¿Y a mí? ¿Podría tener peor compañero para semejante situación? Intento mantener la calma y echar la mirada al frente, como mi vecino de coche. Trato de pensar en otra cosa y lo único que se me viene a la mente es a mi copiloto. No me queda más remedio que subir la ventanilla, porque me ha entrado la risa floja y no estaba bonito, ¡coñe! Pero es que el cabrón de mi copiloto no puede tampoco parar de partirse el ojete, mientras que yo me cubro la cara por intentar no ser excesivamente descortés. ¡Segundos interminables hasta que, por fin, se pone la luz en verde y puedo acelerar, y reírme a gusto sin sentirme culpable!

Alejándonos del vecino, ya empieza a soltar MT parida tras parida comentando la jugada, y sacándole toda la punta que se le podía sacar a semejante suceso: “me ha alegrado el día”, me suelta (todo un campeón).

¿Por qué coño llevaba la ventanilla bajada? ¿Por qué ese contraste entre el rostro serio y digno del conductor, y la música que escuchaba? ¿Por qué iba con semejante copiloto? ¿Por qué no era la versión de Emilio Aragón, “el Magnate”, o de Miliki, que a lo mejor me hubiera puesto hasta melancólico? Y sobre todo, ¿por qué cojones estábamos hablando de “culámenes” en ese momento cuando sabemos de sobra que eso, al final, si no es la ocasión, siempre nos puede colocar en una situación comprometida-absurda-estúpida-graciosa-singracia?

En fin, no he podido dejar de acordarme del rumor que decía que el chaval de las gafas de Aquellos maravillosos años se había convertido en Marilyn Manson… De estupidez en estupidez.

U2 y el Real Madrid

2 marzo, 2009

Como soy fan de U2 y simpatizante del Real Madrid (de fútbol, que no de baloncesto), no tengo la más mínima preocupación por ser imparcial, pero me resulta desternillante las similitudes, a veces absurdas, que encuentro en el tratamiento que se da a ambos en prensa y foros. Supongo que debe ser mérito de los irlandeses y los madridistas levantar tantas pasiones y polémicas, haciendo prácticamente imposible discernir críticas más o menos objetivas. Mejor para ellos, que se benefician de la controversia.

El Real Madrid (siempre hablando de fútbol), por ejemplo, si hiciéramos caso a lo que comentan algunos medios, es un equipo que en los últimos diez años ha estado nueve y medio en crisis, jugando de pena y siempre al borde del abismo. Eso sí, en este tiempo ha ganado 4 ligas, 3 supercopas de España, 1 copa Intercontinental, 1 supercopa de Europa y 2 copas de Europa (ahora la llaman Champions). Si la crisis económica es la misma que la de este equipo, BMW y Mercedes se van a poner las botas.

Este año, como no cabía de esperar, es otra temporada “de vergüenza” del Real Madrid, aburriendo hasta las ovejas y con más abucheos que en los últimos combates de Mike Tyson. Eso también, Manu Sánchez, el mejor Barcelona de la historia, el que verdaderamente asombra y maravilla, le saca sólo cuatro puntos, que la semana que viene podrán ser los mismos o más o menos (¡madre mía, voy para presentador de deportes de Canal Sur -“si hubiera entrado entre los tres palos, hubiera sido gol”-!), pero que para estar jugando tan mal supongo que ya es todo un logro.

A U2 le pasa algo parecido. Si bien los de Bono, parecen tener a su Marca o As en la Rolling Stone o en Q, acorde a otros medios especializados no han hecho nada decente desde el Achtung Baby. Hasta en Almería ha llovido y tronado desde 1992, pero con esos cuatro álbumes tan reguleros que han sacado en los últimos 17 años (sin contar el nuevo ni las recopilaciones) han vendido alrededor de treinta millones de discos  y ganado 17 premios Grammy, que serán todo lo comercial y deleznable que se quiera, pero, bueno, a falta de mejor referencia, siguen siendo poco menos que el Nóbel de la Música. Además, pocos grupos o cantantes conozco que se hayan negado a tal reconocimiento, parece que sólo Woody Allen y Marlon Brando tienen la suficiencia para “reírse” de los premios de las academias (“¡Ah! ¡El Señor Oscar me llama! Pues dile que no puedo ir, que tengo que tocar el clarinete. Nada. Muchas gracias. Un cordial saludo -reminiscencia Digital Plus-!”).

El otro día, por ejemplo, estaba escuchando en la radio un programa en el que había cinco o seis jóvenes que estaban haciendo una crítica del nuevo single (Get on your boots). Pues resulta que, fueron honrados y ya lo dijeron de antemano, a ninguno de ellos le gustaba U2. ¡Sí, sí! A ninguno le gustaba la banda de The Joshua Tree; nadie era medio-fan de los creadores de One, With or Without You o Beautiful Day. ¡Joder! ¡Si por probabilidad estadística tendría que salir al menos uno! ¿Harán algún cuestionario similar al de la entrada en USA en los programas y revistas “modernitos/as” (“¿Ha estado usted alguna vez condenado por actividades terroristas?”; “¿Entre sus gustos musicales se encuentra U2?” “No, coño, qué clase de perturbado te has creído que soy”). No me extrañaría que una gran cantidad de  medios de comunicación hayan hecho (o vayan a hacer) la crítica de No Line on the Horizon leyendo sólo los títulos de las canciones (es lo “bueno” del Periodismo, puedes dejar las crónicas, artículos, reportajes y críticas antes de que sucedan las cosas: ¡viva la veracidad vivaz!).

A sus “líderes” les pasa algo similar. Hagan lo que hagan, Raúl y Bono (“estrella del rock y comprometido”), Bono (“rock y compromiso”) y Raúl, en según qué medio van a recibir hostias como panes. Raúl lleva acabado y sobra desde hace siete u ocho años y no es que se pueda negar que ha hecho varias temporadas más que tristes, pero al menos en las dos últimas al pobre hombre habría que reconocerle algo (0,53 goles de media en partidos oficiales, según los datos de la Wikipedia), por muy mal que te caiga. A lo mejor es hasta bueno para él, que las críticas parecen revitalizarlo. Hay gente “pa tó”.

A mi querido Bono le crean hasta plataformas para que no se meta en temas políticos. Personas del año por la revista Time (junto a Bill -el del Window Vista- y Melinda Gates) en 1995 y nominado al Nóbel de la Paz, al colega le llueven palos por sus actividades político-humanitarias. Que sí, que vale, que sirven de promoción: ok; que en vez de gastarse el dinero en lujo y comodidades los podría donar a ayudar al Tercer Mundo: también (conozco a un montón de gente rica que se ha ido a vivir a una cabaña y ha donado toda su fortuna… Eso sí, una vez pobres, ni puto caso, ni poder mediático, ni leches en vinagre)… Total, que si hace caso a las críticas, el irlandés debería dedicarse exclusivamente a la música y no meter las narices en otros asuntos: ¿a quién le importa que su actividad -por muy interesada que sea- pueda ayudar a que se le condone parte de la deuda a los países más pobres del mundo?, ¿para qué sirve que organice eventos y promueva organizaciones para paliar el hambre en África si su espíritu no es completamente puro? Toda la razón del mundo, salvo con el matiz de que me da a mí que al niño desnutrido de la aldea, del pueblo o la ciudad más empobrecida del planeta, al final le va a resbalar la “pureza ideológica” (que probablemente nunca exista) y prefiera que le lleguen las vacunas, la comida o el agua potable, que se “conforme” con sobrevivir.

Por supuesto, pena por ellos, ninguna. Por mucho ruido que hagan las críticas, al final vociferan más “los incondicionales”, que le verán el lado positivo al catenaccio de Capello o a la estridencia del Pop. Mientras tanto, Real Madrid y U2, Bono y Raúl, se podrán partir el culo con todo el tinglado: “Ladran, Sancho…”.

Nosotros, por suerte, siempre nos podremos echar unas risas con la visión chanante de la realidad (en este caso boniana: “¡Bonoooooooooooooor!” ): http://muchachadanui.rtve.es/celebrities-bono.html

Muchachada Nui… Nui

19 febrero, 2009

A los que nos hemos criados entre las bromas de Juan Luis y Guillermo (y Luis Ricardo Borriquero) y la desgracia de Brian, básicamente fue como si nos hubieran iluminado el cielo cuando descubrimos su existencia. Estaban, en la época en las que llegaron a mí por el boca a boca, en la Paramount y nosotros con la crisis malagamatera, que nos sobrevino tras el último número de nuestra querida publicación.

Y allí estaban, unos tíos manchegos, que estudiaron en la Universidad de Cuenca y que decían “palabros” como “pataliebre”, “a cascoporro”, “no te digo ná y te lo digo tó”, y que recuperaban a personajes míticos de nuestra infancia y juventud, como Pat Morita, Karpov, Gorbachov o Axl Rose. Además, lo hacían al más puro estilo Gomaespuma, mucha improvisación y nada de intentar imitar la voz real, sino que ellos, además, les ponían a todos los personajes la misma voz. Como era de esperar, su vocabulario se transformó en nuestro vocabulario, y gente como Vicentín o el Gañán en unos referentes.

Eso fue La Hora Chanante, un programa hecho con pocos medios y mucha ilusión. En pocos años, Ernesto Sevilla, Julián López, Raúl Cimas, Carlos Areces y, a la cabeza de todos, Joaquín Reyes se han ido colocando en diversos programas y su aureola ha ido creciendo hasta el punto de que la televisión pública (para enorme sorpresa de muchos) los fichó. Cambiaron de nombre, pero no de esencia: Muchachada Nui.

Por el camino perdimos al entrañable Gañán, sustituido por el menos carismático Marcial Ruiz Escribano, pero ganamos al que tendría que ser, por derecho propio, uno de los iconos del siglo XXI: Enjuto Mojamuto.

Hoy han vuelto, en su tercera edición de Muchachada, y todavía Reyes y cia. consiguen que me parta el ojete (también frase chanante), con su “Testimonio” (perdón, “Celebrities”),  “Mundo Viejuno”, sus “mierders” y sus “Goonies II” (mezclado con Verano Azul). Por una vez, puedo comentar algo de la televisión sin que me entre repulsión y eso que “pues ayer no sabes lo que me pasó: fue el peor día de mi vida”.

GiliGoyas

2 febrero, 2009

Antes que nada, reconocer que el titular se lo he “robado” o “tomado prestado” (según se mire) a un medio digital de la Red, que no recuerdo cuál es, pero que está ahí. No me vayan a denunciar los de las SGAE por infringir derechos de autor y ser un pirata-barbarroja-patapalo que les está hundiendo el chiringuito.

Reconocido esto (perdón, Teddy), no me he podido meter en la cama sin comentarlo, no he podido reprimirme hasta otra hora: ¿Se puede saber quién coño ha elegido a Carmen Machi como presentadora? Y sobre todo ¿quién ha sido el delincuente que le ha seleccionado el primer traje? Lo siento, Aída, pero flaco favor te ha hecho el personaje/la personaja que te ha embutido en semejante atuendo. ¿Por qué no han dejado a Corbacho? Sus cinco minutos han sido más entretenidos que la suma de todos los mejores momentos de Aída en toda la gala. O que se los den a mis idolatrados chicos de Muchachada Nui… Bueno, mejor no, que con un público tan aburrido como el de los Goya les podrían desmoralizar.

Se quejan del mal estado de salud del cine español: ¿Cómo va a estar si el ambiente del público en los Goya es representativo del Séptimo Arte en España? No he visto nada más sosaina, ni más gélido, tenso, frío… Estar allí tiene que ser casi un sufrimiento, casi peor que para Mariano Rajoy acudir al desfile de las Fuerzas Armadas. Y eso que con la “censura”, tienen la oportunidad de “meter tijera” (pobre realizador, se habrá vuelto loco pensando “¿pero qué se puede salvar?, ¡joder, con lo bien que estaba en Catsa!).

No menos vergonzoso han sido las alusiones a la “piratería”, que tanto daño está haciendo al pobre Cine Español. ¡Somos una panda de sinvergüenzas! Bueno, yo no, los que bajáis cine patrio sin acudir a las salas (yo directamente no tengo tiempo ni motivación para verlo). Lo de la “piratería” parece haberse convertido en el “chivo expiatorio” de casi toda actividad artística, es como Magdalena en política: si algo va mal, simplemente señala con el dedo…

Señoras y señores: ¿nos hemos vuelto absolutamente gilipollas?, ¿nos queréis vender la moto de que el Cine Español está en crisis por culpa de la Red?, ¿la peña está dejando de ir al cine porque se baja las películas de Internet? Que más quisieran ellos… Ilustrísima presidenta de la Academia de las Artes y de las Ciencias Cinematográficas de España, señora o señorita Ángeles González Sinde, ojalá los españoles (y los que no lo son) se bajaran “ilegalmente” películas españolas en la Red, porque eso significaría que el Cine Español tiene salud, que hay un público potencial interesado en el mismo. Pero (por cierto, ¿es usted hermana del primer presidente de la Academia?) algo que no está en la Red, no existe. Así que, en vez de decir paridas y gilipolleces que están más manidas que el coño de la Bernarda, al contrario, deberían promover, difundir el Cine Español en Internet todo lo posible. Utilizar esta poderosa herramienta para conseguir, por un lado, despertar interés (que seguro que es más barato a través de este “fraudulento” y “malvado” medio que a través de los cauces tradicionales), y por otro lado, estudiar la nuevas formas de negocios que ofrece este “infierno”.

Este mismo tocino es el que comentaba para esos pobres cantantes que tan mal lo están pasando y que nos sermonean con ese mismo argumento. Internet es el presente y todavía más, salvo hecatombe, el futuro, dejemos de demonizar una de las tres herramientas más útiles de la Historia de la Humanidad por pura comodidad y busquemos la forma de revertir en provecho propio sus potencialidades. Crisis=Oportunidad. Si pones la mano sobre el fuego te quemas y si te pones encima puedes salir ardiendo, eso está claro, ¿peroa estas alturas de la vida hay alguien tan imbécil para hacer semejante acción intencionadamente?, ¿acaso odiamos el fuego por ello obviando sus “pequeñas” ventajas? Pues se ve que sí. A fin de cuentas, nos encanta ser gilipollas o giligoyas, según el caso.

P.D. Mi enhorabuena a Javier Fesser y a todo el equipo que ha trabajado en Camino. Pese a la Academia, tengo pensada alquilar la película en cuanto tenga un hueco.

P.D. II ¡Anda! Si resulta que la “crisis” no sólo jode a los artistas, sino que cientos de personas anónimas también las pasamos putas para tratar de vivir lo mejor posible (o a veces, simplemente sobrevivir) y no salimos por la tele a quejarnos continuamente (con todo mi respeto para todos los trabajadores de la industria cinematográfica se centran en realizar de la mejor manera posible su trabajo y se mantienen al margen de “cuentos chinos” y milongas).

El final de la primera temporada de The IT Crowd

8 enero, 2009

Otra de las cosas que tenía pendiente. Muchas veces empezadas y nunca llevada a buen puerto. Una vez que te pones manos a la obra, esta cutre-serie te encandila. Sería el equivalente a los South Park de los personajes reales, con un tufillo en la imagen similar a las caracterizaciones de nuestra venerada Muchachada Nui (el pack de la segunda temporada merece la pena nada más que por la postal de Hulk Hogan y la funda del móvil de Enjuto).

La histérica Jen, el hiperactivo Roy y el vivo-en-otro-mundo Moss conforman un trío marginal más que notable. La aparición de Richmond y las actuaciones estelares del jefe Denholm son la sal y pimienta del conjunto.

El último episodio de la primera temporada ha ido al hilo de lo absurdo de la serie, con una “prima” afectando a todos los informáticos del planeta (ellos le llaman la tía Irma) que desemboca en movimientos antisociales en todo el mundo propagado por la peculiar pareja informática que vive y trabaja confinada en el sotano del edificio. Pero, como tiene que ser, que mejor manera de acabar un año que con un buen polvo… ¿Qué se lo pregunten a Jen?

Seis capitulitos de poco más de 20 minutos. Fácil de digerir… No como la segunda temporada de Twin Peaks, de Prison Break o de Heroes.

Bono, columnista estrella del New York Times

24 octubre, 2008

Te tiras puteado durante cuatro o cincos años estudiando una carrera (de mierda, eso sí), soñando con cubrir eventos internacionales, con asistir a conferencias de los líderes mundiales, opinando sobre la crisis económica del mundo o sobre quién se acuesta con Paris Hilton, esperando unos generosos emolumentos, recogiendo premios Pulitzer a cascoporro por lo buen periodista que eres, y total ¿para qué? Si al final el columnista estrella del New York Times es Bono, el líder de U2.

Sí, sí, tú estudia Periodismo, que al final los que se llevan el reconocimiento son gente ajena al oficio, algunos de los cuales se hacen un hueco dentro del mundillo porque proceden de un sector concreto (por ejemplo, un deportista que comenta sobre el deporte o un economista que habla sobre economía), pero otros cobran un pastizal por haberse follado a pito o por hacer montajes con fulanita (belenes estebanes, condes lecquios y personajes de GH, entre otros). Si te has licenciado en Periodismo o tienes pensado hacer esta carrera, es mejor que todo esto lo asumas cuanto antes.

Ahora el prestigio se lo va a llevar Boooonor (“¡qué soy Bono, copón!” http://muchachadanui.rtve.es/videos/01-bono.html). Ni más ni menos que el New York Times le ha pedido que colabore con ellos ocasionalmente para escribir columnas (creo que sería la ilusión de cualquiera que tenga un mínimo espíritu periodístico).

La verdad es que Bono no es que sea tampoco nuevo en esto de las publicaciones, ya fue editor de una edición de The Independent (un número que fue realmente brutal, dado las amistades de la estrella). Ahora, a la espera de que U2 publique su nuevo álbum, previsto para principios de año, la megaestrella (y rey del marketing) es posible que acepte un trabajo que le permita volver a ser en 2009 una de las personalidades del año (“estrella del rock y comprometido”; personaje del año 2005 junto a Melinda y Bill Gates, según la revista Times).

Mientras tanto, seguirán las campañas en su contra pidiendo que no se meta en temas políticos y que se centre en la música. Y otros dirán que deje de componer, que están más pasados que el vinilo. Y aparte, también estarán los que no lo quieren ni en un lado ni en otro… Y al final, todos con la cara de Chuck Norris: Bono publicará columnas en el N.Y. Times (cosa que no lograremos en la vida casi ninguno de los que nos hemos licenciado en Periodismo), U2 sacará un disco que venderá más de ocho millones de copias (cosa que no logrará casi ningún grupo del mundo), y el cantante de U2 conseguirá hacer más por la condonación de la deuda externa que Zapatero, Sarkozy y Merkel juntos (cosa que no lograría ni George W. Bush, claro que tampoco creo que sea esa su intención). Por cierto, Zapatero le podría pedir que le invitaran al G-20, que el francés no sé, pero Bonooooor lo logra seguro.

Conclusión: que le den el Pulitzer a Bono antes de escribir nada y el Nóbel de la Paz (que si se lo han dado a Al Gore o a Menahem Beguin -?-). Total, a mí el tío me cae bien y para que se le den a según qué persona…