Posts Tagged ‘Ricky Rubio’

¡¡Enhorabuena a los campeones del Eurobasket 2009!!

20 septiembre, 2009

Enhorabuena a la selección española de baloncesto, que ha hecho, por fin, el sueño que llevamos esperando los incondicionales del baloncesto desde hace tantos años. Especialmente duro para todos fue aquella derrota de 2007 en el último momento contra Rusia. Desde aquel momento, yo, particularmente, he sido uno de los que desde ese instante estaba esperando con impaciencia el momento de la revancha. La espera ha merecido la pena y, dos años después, en Polonia, ¡¡campeones de Europa!!

Enhorabuena a todos los miembros del equipo: a Jorge Garbajosa, a Alex Mumbrú, a Marc Gasol, a Sergio Llull, a Raúl López, a mi paisano Carlos Cabezas, a Felipe Reyes, a Víctor Claver, a Juan Carlos Navarro, a Ricky Rubio, a Rudy Fernández y, como no, ¡eres más que grande!, al MVP del Torneo: Pau Gasol. Junto a ellos, hay que felicitar al cuerpo técnico y médico (en este Eurobasket, habrá que destacar la labor de los fisios), lo cual incluye a mi denostado Scariolo, que ha sabido dar con la tecla (o al menos, dejar que los jugadores dieran con ella). Tampoco habría que olvidar a los que no están, pero como si estuvieran: Berni Rodríguez, José Manuel Calderón, Pepu, Aíto o, entre otros, Carlos Jiménez, a los cuales les corresponde su pedacito de oro.

Por cierto, el resultado ha sido España 85 – Serbia 63, y las estadísticas la podéis ver aquí: http://www.acb.com/redaccion.php?id=61074

¡¡ENHORABUENA, CAMPEONES!!

Anuncios

Malas sensaciones

9 septiembre, 2009

Segundo partido de España en el Eurobasket y continúan las malas sensaciones. Victoria sobre Gran Bretaña, más que trabajada, por 84 a 76. Es cierto que los británicos tienen un juego interior decente, pero aun así es un conjunto que está a años luz del combinado español.

La inoportuna lesión de Gasol y la falta de rodaje parecen que empieza a ser compensanda. El problema es que con tres partidos en tres días igual nos quedamos cortos. Además, Pau sigue con unos porcentajes malos en tiros libres (11/18), si bien en este partido ha estado bastante más acertado que contra los serbios.

Y es que el problema empieza en el banquillo, en ese Scariolo que da menos confianza que un crío con una pistola. O soy yo o me da la sensación de que no sabe leer los partidos. Junto a éste, no sólo ha sido un encontronazo la renuncia del rey de los intangibles, Carlos Jiménez, y la lesión de Berni, que no será un gran anotador pero es de los mejores defensores que hay actualmente en la ACB… Y la intensidad de esos dos jugadores se está echando, y mucho, en falta.

Lo de José Calderón ya casi mejor ni hablarlo. La ausencia del de Villanueva de la Serena está siendo más que significativa. Mucho más que la lesión, también, de Rudy, la intermitencia de Navarro o Garbajosa. El puesto de base en esta selección está huérfano. Raúl López, como ya demostró en los pasados Juegos Olímpicos, no es un jugador para la selección. La camiseta le queda grande y se acobarda en los momentos decisivos. Apenas si sirve para suplir con dignidad a los bases titulares. Carlos Cabeza no llega en su mejor forma, y Scariolo le da cero continuidad, prefiriendo al efervescente López que al marbellí. Finalmente tenemos al niño prodigio: Ricky Rubio. Organiza, distribuye, roba, asiste… pero sigue sin encestar. Es el sustituto perfecto de Calderón, la garantía absoluta para realizar un cambio de bases sin que el equipo se resienta, pero, claro, el quebradero de cabeza es que Calde no está y Ricky tiene que asumir el rol principal. Que lo puede hacer, sin duda. Que le siguen faltando un par de años… pues también.

En fin, este miércoles nos lo jugamos todo a una carta contra Eslovenia, la selección que se ha mostrado más fuerte hasta la fecha. O recuperamos el ritmo y volvemos a jugar como lo hemos estado haciendo durante casi una década, o los máximos favoritos al oro nos vamos a volver a casa en el primer acto… Cada partido tiene su historia, es cuestión de recuperar confianza, sensaciones…

Ricky Rubio: en boca de todos

21 abril, 2009

En estos días, no sólo Susan Boyle está en boca de todos. También Ricky Rubio está haciendo correr ríos de tinta (frase hecha y obligatoria en la carrera de Periodismo) tras anunciar declararse seleccionable para la próxima edición del draft de la NBA, que tendrá lugar el próximo 25 de junio.

Con apenas 18 años, en la NBA ya lo añoran, aunque el amor americano fácilmente se puede tornar, primero, en decepción y después, en duras críticas. Aunque no sea ni remotamente parecido, el ejemplo de Sergio Rodríguez, deambulando por Portland en los últimos años debería servir de advertencia a la hora de tomar la mejor decisión.

Si el sorteo se hubiera disputado tras la disputa de la final de los Juegos Olímpicos, no cabe duda de que habría salido número 1. Ahora los analistas de la NBA parecen coincidir situarlo entre los tres primeros (lo que le permitiría partir ya con un buen contrato), pero no existe esa unanimidad a la hora de ponerlo a la cabeza del grupo.

Quizás, casi seguro, es demasiado joven para saltar el charco (Gasol, Pau, tenía 21 años cuando empezó su carrera en la NBA). Y podría recaer en las filas de un equipo en el que cuenten con un base que por veteranía (que no por calidad) le relegue a un banquillo, para el cual no ha nacido. El mismísimo Kobe, otra referencia de prematura presencia en la NBA, se tiró el primer par de años viéndolas venir; incluso Nowitzki, que tenía el culo más pelado cuando recaló en Dallas, estuvo también un par de años de perita hasta que verdaderamente despuntó.

Al final puede que todo sea una cuestión de dinero: ahora Ricky sí va a ser seleccionado en una posición privilegiada; dentro de dos o tres años, quién sabe… Supongo que al joven base del Joventut le quedan varios meses de presión mediática y comedura de tarro. Esperamos que tome la decisión que tome, acierte.

Ricky, hambre de balón, hambre de títulos

Ricky, hambre de balón, hambre de títulos

El que no fallaba era José Manuel Calderón. El de Villanueva de la Serena se iba a la línea de tiros libres y aburría hasta a sus propios compañeros: 151 de 154. Un espectacular 98,1% que provocó que durante el segundo tramo de la temporada prácticamente no le hayan hecho faltas. Es lógico, mejor dejarle tirar, que, con un 49,7 de porcentaje en tiros de campos, es más probable que hierre aunque esté en la posición más fácil del mundo, que no mandarlo a la línea de personales, donde aplicaba su particular inyección letal. ¡Enhorabuena a José Manuel! ¡Récord histórico de la NBA en porcentaje de tiros libres durante una temporada!

¿Quién se creería ahora que en su primer año en la ACB apenas tenía un 70% en tiros libres?

¿Quién se creería ahora que en su primer año en la ACB apenas tenía un 70% en tiros libres?

Por último, el otro español que ha roto las estadísticas (a falta de que Gasol se alce con el anillo). Está claro que nos referimos al carismático Rudy Fernández. Si Navarro se quedó a pique de un repique de batir la mejor marca de triples convertidos por un novato (entre otras causas, por culpa de ese pésimo entrenador, y para mi desdicha ex jugador de Unicaja, Marc Iavaroni), a Rudy ni el testarazo de Ariza, ni el ser el suplente de Roy, ni el haber sufrido bajones durante la temporada, ni el que le/nos estafaran durante su participación en el Slam Dunk del All-Star le han impedido alzarse con el honorífico galardón de máximo triplista de la historia de la NBA entre los rookies. Seis triples en un último encuentro memorable para un total de 159… Y eso que casi nunca ha sido titular. El año que viene más y mejor.

El jurado estuvo empanado: un 10 para Rudy "Martín"

El jurado estuvo empanado: un 10 para Rudy "Martín"

Hablaría de Pau, pero eso ya para otro día. ¿Quién me iba a decir a mí, acérrimo seguidor de los Bulls de Jordan, que un día estaría con los Lakers?

Supermanager de la ACB, otro año de piques

16 septiembre, 2008

Uno de los entretenimientos del año está a punto de comenzar. No me refiero sólo a la liga ACB, si no al juego que montó la web oficial: la Supermánager (www.acb.com), que le añade un aliciente a la competición.

La dinámica del juego es bien simple: presupuesto limitida y tienes que fichar a cuatro pivots, cuatro aleros y tres bases. Cambios limitados por jornadas y tope en el número de extranjero. Sumas la valoración de los componentes de tu equipo y ¡voilá! ahí está tu éxito o fracaso.

Para los amantes del baloncesto es más que un medio de entretenimiento: es una forma de picarse, de demostrar quién es el mejor. Para ello, montas tus ligas privadas (con apuestas de por medio a ser posible) y estás todo el año pendiente de ver si vas dando con la tecla.

Este año es un poco diferente: los dos grandes dominadores de la Supermánager de los dos últimos años se han marchado a la NBA (Marc Gasol y Rudy Fernández), lo cual hace que dos valores seguros no estén disponibles.

Aparte de los fichajes que sabes que van a dar resultado (Felipe Reyes, Ricky Rubio, Curtis Borchardt, Juan Carlos Navarro -a la espera de ver su estado de forma tras su regreso de la NBA-), la clave es apostar por jugadores que vayan a ir creciendo. Eso sí que es una lotería. Marc Gasol hace un par de años comenzó valiendo una miseria y acabó siendo uno de los más caros y el más rentable.

Voy a tirarme a la piscina e intentar hacer pronóstico sobre posibles pelotazos: Bojan Popovic (tras su marcha del Unicaja, en un equipo más modesto quizás le vaya bien), Víctor Sada en el Barcelona (aunque sus inicios pueden que sean difíciles); eso en cuanto a bases. Aleros: Bulfoni (aunque es irregular puede dar muchas jornadas buenas), Kelati (me parece que va ser un poco Curro Romero, se va a salir y la va a cagar según el día), Ignerski (ha hecho muy buena pretemporada) y Berni Rodríguez (no creo que pueda hacer una temporada tan mala como la que hizo el año pasado, y aun así fue a los JJ.OO.). En cuanto a los pívots: la promesa de Unicaja, Faverani; Junyent creo que lo puede hacer bien en el Estudiantes; Stanko Barac en el Tau (puede ser el Teletovic de este año), y Haislip, si Aíto consigue que este jugador explote de una vez.

Las espadas están en todo lo alto… El que no se divierte es porque no quiere.